28 de noviembre de 2020
29 de julio de 2006

Infraestructuras licita con un total de 87,8 millones de euros la ejecución de dos ejes viarios en Castellón

CASTELLON, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

La conselleria de Infraestructuras y Transporte ha licitado la ejecución de la nueva carretera desde la localidad castellonense de Torreblanca hasta las instalaciones aeroportuarias de Castellón y la prolongación de la Autovía de la Plana tramo la Pobla Tornesa -Vilanova d'Alcolea con una inversión de un total de 87,8 millones de euros, según informaron hoy fuentes de la Generalitat.

En este sentido, las mismas fuentes indicaron que los dos nuevos ejes viarios son "fundamentales" para la provincia porque vertebrarán el territorio por el interior y hacia la costa, facilitarán los accesos al nuevo aeropuerto, tanto desde el norte como desde el sur, y configurarán un nuevo itinerario entre la población valenciana de Sagunt y Torreblanca.

De esta forma, fuentes del Consell estas dos carreteras, incluidas en el Protocolo con el Ministerio de Fomento, demuestran que esta institución cumple con el compromiso adquirido en este plan y, por tanto, en la construcción de las carreteras "básicas" para el futuro de la Comunitat.

Así, el nuevo tramo que comienza en el municipio de Torreblanca y cuya inversión es de 42,6 millones de euros, se configura como un eje transversal que facilitará las comunicaciones entre la costa y el interior, y que se convertirá en la vía de acceso a las nuevas instalaciones aeroportuarias de Vilanova d'Alcolea desde la AP-7 y la N-340.

La longitud total del trazado es de unos 14 kilometros, mientras que la nueva carretera de acceso al aeropuerto se plantea como una variante de la CV-145, que en la actualidad enlaza el municipio de Torreblanca con Vilanova d'Alcolea, de tal forma que el trazado parte del término municipal de Torreblanca, discurriendo por los términos municipales de Alcalà de Xivert, Benlloch y Vilanova d'Alcolea.

Fuentes del Consell señalaron, además, que la nueva carretera se proyecta como una vía rápida, cuya calzada estará formada por dos carriles de 3'5 metros con arcenes de 1'5 metros y, debido a la orografía montañosa del terreno, en algunos tramos también se añadirá un carril para vehículos lentos.

Además, a lo largo de la nueva CV-13, se han proyectado dos intersecciones, una conexión con la actual carretera CV-145, en las proximidades del punto kilométrico 2+920, que resuelta mediante un enlace a distinto nivel tipo pesas con dos rotondas unidas por una paso superior y una rotonda elevada sobre la carretera N-340 al final del trazado para conectar con esta carretera y con el peaje de Torreblanca de la Autopista AP-7.

El proyecto incluye la construcción de 10 viaductos con el fin de permitir el paso del nuevo tramo sobre vías de comunicación existentes --N-340 y CV-145--, la construcción de un enlace a distinto nivel con la CV-145, y el cruce de la carretera con cauces de barrancos y vaguadas.

POBLA TORNESA-VILANOVA D'ALCOLEA

Por otro lado, las obras de la carretera que abarca desde la localidad de Pobla Tornesa hasta Vilanova de Alcolea cuentan con una inversión de 45,1 millones, y consisten en la conversión en autovía del tramo de la CV-10 entre Pobla Tornesa y la intersección con la CV-152 de acceso a Benlloch.

La longitud de este tramo alcanza los 11,2 kilómetros, donde se construirán un total de cinco enlaces y contará con dos calzadas de siete metros separadas por una mediana.

Según las mismas fuentes, las obras se inician por el sur, en el enlace de acceso norte a La Pobla de Tornesa, que consiste en un enlace de tipo pesa, con dos glorietas inferiores que ya se encuentra construido y, además, se duplicará la calzada.

Un vez superado este enlace, la autovía se dirige en sentido noroeste, en cuyo tramo se aprovecha en lo posible la plataforma de la actual carretera, efectuando la duplicación por su margen derecha, y se construirá un nuevo enlace con la futura biela de conexión entre la CV-10 y la CV-148.

Además, la autovía prosigue hasta la localidad castellonense de Cabanes, aprovechando la carretera actual, y se proyecta un tercer enlace en el cruce de la CV-10 y la CV-148, con el que se iniciará la variante del citado municipio y que dará acceso al sur de esta localidad, y consta de una glorieta en cada margen del tronco principal, ambas a nivel del terreno, pasando la autovía elevada.

La variante finaliza en un cuarto enlace de acceso norte a Cabanes, de tipo pesa y con glorietas, desde donde el tronco de la autovía se sitúa a la derecha de la carretera actual y finaliza en el enlace número cinco, situado en las proximidades de la intersección actual con la CV-152.

Este enlace consiste en una única glorieta de 57 metros de radio sobre la que cruza el tronco de la autovía, y desde la que se accede a Benlloch y a la futura conexión con el vial de acceso al aeropuerto de Vilanova d'Alcolea.