12 de noviembre de 2019
  • Lunes, 11 de Noviembre
  • 1 de julio de 2014

    Investigadores de la UPV estudian el patrón de vuelo del picudo rojo para establecer medidas de control más eficaces

    Investigadores de la UPV estudian el patrón de vuelo del picudo rojo para establecer medidas de control más eficaces
    UPV

    VALENCIA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Investigadores del Instituto Agroforestal Mediterráneo y el Departamento de Informática de Sistemas y Computadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han realizado un estudio sobre el patrón de vuelo del picudo rojo para adoptar nuevas medidas preventivas y curativas contra la plaga que afecta a las palmeras.

    Según informa la institución universitaria en un comunicado, este trabajo ayuda a determinar "hasta qué distancia hay que aplicar medidas de control de la plaga para evitar, o al menos disminuir, su dispersión" y a calcular el perímetro de seguridad que se debe aplicar en una zona con presencia de picudo.

    Sus resultados, publicados en el Bulletin of Entomological Research, han determinado que un 54 por ciento de los insectos analizados recorre distancias cortas, de menos de 100 metros, mientras que un 36 por ciento voló entre 100 y 5.000 metros y un 10 por ciento fue capaz de recorrer más de 5.000 metros.

    El estudio ha sido llevado a cabo en los laboratorios del Instituto Agroforestal Mediterráneo, con la colaboración del Departamento de Informática de Sistemas y Computadores de la UPV, e incluyó el análisis del comportamiento del insecto en una cámara equipada con un molino de vuelo conectado a un ordenador.

    En esas pruebas, evaluaron parámetros como la distancia recorrida, la duración del vuelo o las velocidades media y máxima.

    RIESGO DE INFESTACIÓN EN UN RADIO DE 500 METROS

    La investigadora del Instituto Agroforestal Mediterráneo de la UPV Antonia Soto señala que la comparación de los resultados con otros trabajos realizados en campo refleja que "cuando se detecta un insecto, todas aquellas palmeras que están hasta 500 metros de distancia corren grave riesgo de ser infestadas".

    Respecto al sexo, determinaron que no incide en el potencial de vuelo del insecto, mientras que en el caso de la edad, observaron que en los insectos de entre 8 y 23 días el porcentaje de insectos que vuela es mayor que en los recién emergidos.

    A su vez, el también investigador del Instituto Agroforestal Mediterráneo de la UPV Juan Antonio Ávalos destaca que las conclusiones obtenidas "respaldan los estudios realizados en campo y aportan importantes claves sobre la movilidad del insecto".

    Así, mantiene que este tipo de información "ayuda a mejorar el manejo de esta plaga y encontrar medidas de control más eficaces" y, como ejemplo, apunta que "en un nuevo foco detectado de palmeras con picudo, ahora se puede saber hasta qué distancia hay que aplicar medidas de control de la plaga para evitar, o al menos disminuir, su dispersión o se puede conocer cuál sería el perímetro de seguridad que se debe aplicar en una zona con presencia de picudo".

    ENSAYOS DE CAMPO

    En los ensayos de campo, los investigadores de la UPV han comprobado que la mayoría de los adultos de Rhynchophorus ferrugineus se dispersan volando distancias cortas, menos de 500 metros, en línea con los resultados obtenidos en laboratorio.

    Según las mismas fuentes, la distancia máxima a la que se recapturaron los adultos fue de siete kilómetros desde el punto de suelta, mientras que en el laboratorio se obtuvo un potencial de vuelo muy superior, de casi 20 kilómetros.