2 de diciembre de 2020
21 de octubre de 2020

El IVAM rescata obras "olvidadas" y publicaciones censuradas para explorar la sexualidad en la Europa de entreguerras

El IVAM rescata obras "olvidadas" y publicaciones censuradas para explorar la sexualidad en la Europa de entreguerras
La obra de Eugène Fredrik Jansson 'Flotans Badhus' (1907) en el IVAM - EUROPA PRESS

VALÈNCIA, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

'El beso' de Federico García Lorca y las 'Dos mujeres en la playa' de Maruja Mallo se exponen en una sala en la que se proyecta la película franquista 'Ya viene el cortejo' y el film propagandístico de la Alemania Nazi 'El triunfo de la voluntad', de Leni Riefenstahl. Así termina el recorrido de 'Des/Orden moral', la nueva exposición del IVAM en la que se contraponen visiones disidentes sobre el cuerpo y la sexualidad en el período de entreguerras y la importancia dada por los fascismos al cuerpo atlético masculino.

A lo largo de siete etapas, 'Des/Orden moral. Arte y sexualidad en la Europa de entreguerras' rescata obras "olvidadas" que apenas salieron de sus talleres, otras que "utilizaron el disimulo" para exponer su visión del cuerpo y la sexualidad en tiempo de censura y control policial de la sociedad, y otras directamente "silenciadas y menospreciadas" por los principales museos. La muestra se inaugura este jueves y se podrá visitar hasta el 21 de marzo.

La exposición discurre por la Galería 1 del centro en tonos que recuerdan a las salas de exhibición y casas de la época, y con unas cortinas naranjas que envuelven las esculturas y dirigen el recorrido. En palabras del comisario, Juan Vicente Aliaga, "permiten ver lo que está a un lado, a otro y lo que se transparenta". "Muchas cosas no se podían decir explícitamente, porque había un gran miedo a la censura y las prohibiciones, por lo que el disimulo era habitual", ha explicado.

Tras las cortinas se esconden estudios sobre el cuerpo desnudo realizados tanto entreguerras como en las décadas premias a la Primera Guerra Mundial, como por ejemplo, el baño de unos marinos que retrató el sueco Eugène Fredrik Jansson en 1907 o las representaciones explícitas de encuentros sexuales de la italiana Carol Rama durante la Segunda Guerra Mundial.

Oscar Wilde se asoma también a las paredes del IVAM junto a Lord Alfred Douglas, con quien mantuvo una relación por la que fue condenado a ir la cárcel. Junto a él, se exponen las obras del círculo de Bloomsbury, con autores como Vanessa Bell y Duncan Grant, que retrataron la sexualidad y la erótica homosexual, tanto en hombres como mujeres, durante los años 10 y 20.

CABARET, ICONOS HOMOSEXUALES Y PORNOGRAFÍA

Los iconos y las relaciones lésbicas también pueblan los muros de la sala, con fotografías de figuras como la escritora Gertrude Stein y Alice B. Toklas. Junto a ellas, representaciones de desnudos femeninos de Suzanne Valadon o Tamara de Lempicka y los autorretratos de Claude Cahun o Romaine Brooks.

El cabaret, que en palabras de Aliaga, "permitía un mayor ejercicio de libertad", aparece en retratos de actrices como Suzy Solidor o Josephine Baker. Asimismo, hay referencias a la visión masculina sobre el cuerpo femenino, así como al deseo del hombre heterosexual. Por ejemplo, las fotos pornográficas de Ramón y Ricardo Baños en un "consultorio de señoras" en 1920 o algunas de las obras de Alexander Gergely, como el 'Maestro y tres sumisas arrodilladas', de 1926.

Estas últimas forman parte de la sección 'Los abismos del sexo', que recoge grabados con motivos fálicos, fotografías de encuentros sexuales, y cuadros que representan la penetración, la masturbación o el sexo lésbico de autores como Gerda Wegener, Carol Rama, Victor Brauner, e incluso un grabado de Salvador Dalí de 1933.

Junto a ella, se encuentra 'Trauma y deseo', centrada particularmente en la representación de la sexualidad tras la Primera Guerra Mundial en la actual Alemania. Según explica Aliaga, este país "se sumió en una fractura psicológica" tras perder la contienda. En ese contexto, afloran representaciones de la prostitución con autores como Otto Dix, y se pintan incluso crímenes sexuales, conocidos como 'Lustmord'.

Durante estos años se dio en la República de Weimar una producción de contenidos con temática homosexual, como el panfleto lésbico 'Die Freundin' y la obra de autoras como Jeanne Mammen, Leontine Sagan o Hannah Höch. La homosexualidad masculina tiene como figura principal a Magnus Hirschfeld, que fundó en Berlín en 1919 el Instituto para la Ciencia Sexual y promovió una reforma del código penal que criminalizaba las prácticas sexuales entre hombres.

En cuanto a España, la sección 'En tiempos sicalípticos' recoge revistas de la época que trataban temáticas como la prostitución, como es el caso de la valenciana 'Estudios', una publicación anarquista que sacó portadas realizadas por Josep Renau.

Esta parte de la exposición la coronan las 'Dos mujeres en la playa', de Maruja Mallo, que "supo significar la realidad contradictoria del mundo pintando dos figuras femeninas, una desnuda y la otra totalmente cubierta por una tela blanca".

Completan la selección dibujos como 'El beso' o 'Hombre y joven marinero', de García Lorca; el 'Mar en reposo' de Néstor Fernández de la Torre, donde se retrata desnudo junto a su amante Gustavo Durán. También hay fotografías de la bailarina Tórtola Valencia y de hombres travestidos en fiestas de la Barcelona de los años 30.

"TOTALITARISMOS VIRILES"

Al final del recorrido, el visitante encuentra un pórtico flanqueado por un busto de Mussolini y con las películas franquistas y nazis de fondo. Las representaciones del cuerpo pasan de la disidencia y la libertad sexual a los ideales de cuerpos atléticos fascistas, los desfiles y los soldados.

"Totalitarismos viriles" es el final de esta muestra, que repasa el "culto a la fortaleza y al cuerpo masculino mediante la figura del soldado y el atleta" que "constituyen la supuesta garantía para vencer al considerado enemigo". Con su llegada, concluyó una época "en la que el arte, la cultura y las ansias de libertad y goce irrumpen en la vida cotidiana con una fuerza inusitada".

Hay "fisuras" en la dialéctica totalitaria que también se recogen. En los laterales de cada uno de los pilares del pórtico se observan fotografías descubiertas por Martin Dammann, un artista alemán que entre 2007 y 2008 encontró fotografías que muestran, por ejemplo, a soldados nazis transvestidos, que representaban una "realidad existente que no gustaba a la plana mayor del nazismo".