29 de mayo de 2020
16 de noviembre de 2018

La ley de acompañamiento sigue su tramitación en Corts con críticas de PP, Cs y Podemos

La ley de acompañamiento sigue su tramitación en Corts con críticas de PP, Cs y Podemos
I.CABALLER/CORTS VALENCIANES - ARCHIVO

VALÈNCIA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El pleno de Les Corts ha rechazado, con los votos del Botànic, las enmiendas totalidad a la ley de acompañamiento presentadas por PP y Ciudadanos (Cs) en un debate en el que estos han criticado algunas de las modificaciones normativas que se plantean. PP y Podemos han censurado especialmente la de la ley de puertos, que consideran abriría la puerta a la "privatización" del de Dénia después del fichaje por parte de una conocida naviera de José Manuel Orengo, exasesor del 'president' Ximo Puig.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha comenzado defendiendo y repasado las medidas que contempla esta ley, de "marcado carácter social" y como "importante apoyo legislativo de los presupuestos para hacer realidad los derechos sociales y la decencia cívica". "Esta es una ley con medidas directas para mejorar la vida de los valencianos, como poner fin al sistema fiscal más regresivo" y "fortalece los pilares del Estado del Bienestar", ha agregado.

Por su parte, la portavoz adjunta del PP Eva Ortiz ha indicado que su enmienda es "al caos, al sectarismo y la opacidad" que representa esta norma, con la que ha acusado al Consell de querer "pervertir la ley y saltarse controles" como el de Intervención o dejando "irreconocible la ley de Hacienda Pública", además de confirmar una "subida de impuestos". "Más que una ley de acompañamiento, una ley de ensañamiento", ha apuntado.

Se ha referido también a la modificación de la ley de puertos -una disposición en la que se habilita al Consell para que regule supuestos y procedimiento para establecer nuevas formas de gestión de puertos de titularidad de la Generalitat- y ha indicado que "repentinamente" después de que el exasesor haya dado "el salto a la empresa privada" se incluye esta disposición: "Blanco y en botella".

El portavoz socialista, Manolo Mata, ha respondido que esta ley, como las anteriores, intenta poner al día "cuestiones que sistemáticamente machacaron" los 'populares' en sus años de gobierno. "Hemos sustituido a un régimen político corrupto que manipulaba las leyes, intervenía la sociedad valenciana, asustaba a los empresarios y articulaba mecanismos para el descontrol y nepotismo", ha dicho, criticando por ejemplo la subida de tasas universitarias "en el peor momento de la crisis" porque "les daba miedo la educación".

"SOLVENTAR PUFOS"

El socialista entiende que el PP pueda tener una posición contraria a la ley de presupuestos pero no a la de acompañamiento, que contribuye "a solventar los pufos de otras épocas", y le ha reprochado que esté "falseando la verdad aprovechando que no tienen argumentos".

Ortiz le ha preguntado si sabe que los sindicatos rechazan modificar la ley de puertos y Mata ha criticado que el PP "cuando gobernaba entregaba puertos a empresas" y ahora el sector público valenciano "podrá tener entidades autónomas que gestionen los puertos", aunque ha instado a esperar a la tramitación para ver cómo queda finalmente esta cuestión.

El diputado de Podemos Antonio Montiel ha asegurado que esperaban "más ambición" en esta ley de acompañamiento a la que "sobran parches", ha defendido sus propuestas de impuesto sobre las estancias en establecimientos turísticos y sobre las bebidas azucaradas o para reforzar la independencia de la agencia antifraude.

Sobre los puertos, ha criticado que se propone una apertura "a privatizar puertos cuando el sistema actual es rentable" y no libraría a la administración de las obras de mejora de infraestructuras básicas, alertando de que se van a "privatizar beneficios" del puerto de Dénia: "No es momento de privatizar lo que nos da beneficios".

"Casualidad o culpa del destino", ha proseguido, esa idea de "externalización" de los puertos se plantea "casualmente" cuando Orengo ha sido fichado por una naviera con sede en Dénia. "No vamos a aceptar esto, es un cambio de modelo del sistema portuario que no se debe tratar en la ley de acompañamiento", ha dicho.

Así, ha advertido que van a negociar para eliminar las "aristas injustificables" como esta cuestión o sobre el estatuto de la Epsar. Hoy se han opuesto a las enmiendas de PP y Cs pero ha advertido de que en función de la negociación de las enmiendas parciales decidirán su voto final.

La portavoz adjunta de Compromís Mireia Mollà ha criticado el discurso de Montiel, resaltando los "dos detallitos" que les separan y no lo que les une y ha señalado que ella no ve "parches" en esta ley, sino "temas que valen la pena" y ha resaltado que la labor de los grupos es trabajar para "pasar de una ley buena a una mucha mejor". Por su parte, Eva Ortiz ha indicado que sabe que "hay gente de Compromís a la que esto no le gusta" pero están "maniatados por el PSPV", lo que ha negado Mollà.

El diputado de Ciudadanos Tony Woodward ha defendido su enmienda ante el "caos y la vorágine legislativa" y ha criticado la "obsesión del Consell con las reversiones" y la polémica generada con el personal a extinguir, además de reivindicar la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones. "Piénselo bien y rehagan este proyecto", ha indicado, reclamando un debate sobre la reinversión de los beneficios de los puertos en las infraestructuras.

"CAÑA A PODEMOS, BESOS A Cs"

Mireia Mollà ha agradecido el tono del parlamentario y ha resaltado que la ley de acompañamiento no habla del puerto de Dénia, habla de los puertos. Tras esta intervención, Montiel ha puesto de relieve que haya replicado con "caña" a Podemos y "besos" a Ciudadanos: "No sé en qué estamos pensando para 2019".

Finalmente, Manolo Mata ha salido al paso de las críticas reiterando que la ley no plantea privatizar el puerto, sino la posibilidad de tener un organismo gestor autónomo sin citar "a nadie" -el Ayuntamiento de Dénia pidió la declaración como puerto autónomo-- , lo que no supone privatizar, comparando el caso con la radiotelevisión. Ha atribuido esas críticas a un "odio visceral a los socialistas" y ha defendido la "honestidad" de Orengo.

Ha calificado, asimismo, de "desafortunada" la intervención de Montiel y le ha reprochado centrar también el debate en la "tontería" de la Epsar. Este ha lamentado esa "salida de tono" del socialista y ha pedido seguir tratándose con el "respeto" de siempre. Finalmente, el socialista ha recordado que Podemos puede votar contra la ley de acompañamiento pero ni a él ni a "todos" sus compañeros nadie les hará "tener una sombra de vinculación a intereses ocultos".