23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 27 de febrero de 2018

    Marzà asegura que la Oficina de Drets Lingüístics no busca "fiscalizar a nadie" y niega "irregularidades"

    Marzà asegura que la Oficina de Drets Lingüístics no busca "fiscalizar a nadie" y niega "irregularidades"
    I. CABALLER/CORTS VALENCIANES

    ALICANTE, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El conseller de Educación, Vicent Marzà, ha rechazado que exista "ningún tipo de irregularidad" en la Oficina de Drets Lingüístics y ha asegurado que este organismo no tiene pretensión "de entrometerse en la vida privada ni de fiscalizar a nadie, sino de acompañar, de hacer pedagogía, de mediar y de informar para poder convivir con mucha más naturalidad".

    Así lo ha aseverado el conseller en Alicante al ser preguntado por la admisión a trámite en el TSJCV de un recurso del PP contra la oficina lingüística por considerar que vulnera los derechos personales al "inmiscuirse en las relaciones privadas" y "hacer un registro señalando los buenos y malos valencianos" además de por "invadir" competencias de las competencias de la administración local o la administración general del Estado, según informaron los 'populares'.

    Al respecto, Marzà ha defendido que no hay "ningún tipo de irregularidad" en la Oficina de Drets Lingüístics y ha señalado que los 'populares' hacen referencia a un texto que "no es el definitivo".

    Marzà ha recalcado que se han aceptado enmiendas del PPCV a la Oficina y ha insistido en que este órgano tiene como objetivo acompañar a los ciudadanos "en el ejercicio de esos derechos". Por ello, ha rechazado que tenga un carácter "punitivo" o "restrictivo", sino que nace para "mediar entre las partes, acompañar a un parte y otra, informar y avanzar en la consolidación de los derechos".

    "No estamos hablando de restringir, los que tienen en la cabeza las restricciones las proyectan como si los otros las quisieran tener; de eso nada, lo que nosotros creemos es en las libertades y en los derechos y progresar en derechos", ha razonado.

    Al respecto, ha argumentado que para ello "alguien tiene que ayudar e informar a las dos partes y mediar; y eso es lo que es la Oficina de Derechos Lingüísticos abierta a toda la ciudadanía para que no haya discriminación lingüística en nuestro territorio y que sea de forma normal que se pueda mediar y ese es el valor".