20 de abril de 2019
  • Viernes, 19 de Abril
  • Jueves, 18 de Abril
  • 30 de enero de 2008

    Una misionera valenciana en Kenia atiende en un campo de refugiados a huérfanos por la ola de violencia

    VALENCIA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Una misionera valenciana atiende en la actualidad en un campo de refugiados de Nairobi (Kenia) a decenas de niños huérfanos que han perdido a sus padres durante la ola de violencia que sufre el país africano desde hace semanas, según informaron fuentes del Arzobispado en un comunicado.

    María Rosa Jiménez, integrante de la congregación religiosa Franciscanas de la Inmaculada, dispensa alimentos, ropa y cuidados médicos a los refugiados, en colaboración con las ONG que trabajan en la zona.

    La misionera explicó que pese a que la embajada de España en Kenia "ha aconsejado que no salgamos de nuestras casas por la enorme inseguridad que hay, no podemos quedarnos impasibles ante el drama que se está viviendo aquí", según indicaron las mismas fuentes.

    La religiosa, de sesenta años, afirmó que "ésta es la situación más grave y difícil" que ha vivido en Kenia desde que permanece en el país desde hace una década. "Los asesinatos, quema de casas y comercios son despiadados y la gente en sus hogares no puede ni dormir por temor a que las bandas entren y los maten", dijo.

    "Ante el caos en que está sumido el país, nuestra comunidad de religiosas se ha quedado también sin apenas nada material para dar, por lo que la ayuda a los refugiados y a las personas que viven en suburbios la realizamos en las últimas semanas sobre todo como voluntarias de las ONGs internacionales", señaló Jiménez.

    La misionera precisó que "una ayuda muy importante" que también ofrecen a los damnificados por la ola de violencia en Kenia las religiosas Franciscanas de la Inmaculada, cuya general se encuentra en Valencia, es la de "animarles moralmente y estar a su lado, sufriendo solidariamente junto a ellos".

    La congregación, que cuenta en Kenia con una decena de religiosas, tres jóvenes postulantes y más de diez novicias, dispone en el país africano de clínicas móviles y dispensarios de alimentos para familias sin recursos. Asimismo, imparten catequesis y colaboran en colegios situados en suburbios.

    La labor habitual en Kenia de María Rosa Jiménez, que ha estado también como misionera en India durante 16 años, es la formación religiosa de jóvenes que desean entrar en la congregación de las Franciscanas de la Inmaculada.