19 de junio de 2019
  • Martes, 18 de Junio
  • 7 de junio de 2019

    Nacen tres ejemplares de barasingas en Terra Natura Benidorm, que suma 11 nuevas crías de esta especie desde enero

    Nacen tres ejemplares de barasingas en Terra Natura Benidorm, que suma 11 nuevas crías de esta especie desde enero
    TERRA NATURA

    ALICANTE, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El parque zoológico Terra Natura Benidorm (Alicante) ha acogido el nacimiento de hasta 11 ejemplares de barasingas (Rucervus duvaucelii) desde enero y hasta esta misma semana. Según ha informado el parque, la reproducción de esta especie de cérvido se avanza en su conservación porque se encuentra en estado vulnerable de conservación.

    Los últimos nacimientos de la especie se han producido esta misma semana con la llegada de tres crías de esta especie cuya población está amenazada, según la UICN.

    Los tres nuevos ejemplares han recibido los nombres de Fuegote, Flama y Luna y con ellas se avanza en la conservación de esta especie que se ve afectada por la conversión de grandes extensiones de pastizales en tierras de cultivo y la caza.

    En la actualidad, existen subespecies que están en peligro como el barasinga central (C. d. branderi) y el barasinga sureño (C. d. ranjitsinhi).

    Las medidas de enriquecimiento ambiental y los niveles de bienestar de los animales de Terra Natura Benidorm han permitido la reproducción de esta especie desde 2005. En esta ocasión, se ha registrado un importante número de nacimientos de estos animales en 2019 y los cuidadores están pendientes de que se produzcan dos nacimientos más en las próximas semanas.

    Los cuidadores han tenido que alimentar a Fuegote, Flama y Luna con biberones para garantizar su supervivencia, ya que han sido rechazadas por su madre. Cuando pase un tiempo serán reintroducidas con su manada. El grupo de la especie cuenta en total con 26 individuos, de los que 13 son machos, que se ubican en distintas praderas de la zona de Asia del parque.

    Estos ejemplares al nacer pesan entre cuatro y cinco kilos, y tienen un pelaje de color marrón y anaranjado que posee unas características motas blancas, mecanismo que les sirve como camuflaje para esconderse de sus depredadores. El nombre de barasinga hace referencia a las puntas que tienen en sus astas los machos, que en algunos casos pueden llegar hasta las 20 puntas.

    Estos cérvidos utilizan llamadas de alarma para comunicarse entre ellos mientras mantienen el cuello erecto y levantan sus orejas, enfrentándose en caso de que sea necesario a la posible amenaza de un depredador. La reacción de alarma persiste hasta que el grupo se siente fuera de peligro.

    Contador

    Para leer más


    Lo más leído en C. Valenciana