7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 14 de diciembre de 2009

    Niños y padres del Colegio Max Aub arreglarán el patio para protestar por la falta de adecuación del centro

    VALENCIA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Niños y padres del Colegio Max Aub de Valencia han organizado una protesta para limpiar y arreglar el patio ellos mismos, ya que la Conselleria de Educación les ha trasladado que "no dispone de dinero" para esta actuación, según informó en un comunicado la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del centro. Así, la entidad lamentó la falta de adecuación de las instalaciones.

    La iniciativa tendrá lugar el día 17, a las 17.00 horas y los niños y padres cogerán escobas para barrer, y llevarán mascarillas para "evitar tragar la polvareda que se levanta". El AMPA pidió a la sociedad que les escuche, porque "ni el Ayuntamiento de Valencia ni la Generalitat lo hacen".

    El centro está a la espera de una ampliación, y, según censuró la entidad, "han pasado ya dos años desde que pusieron un barracón" en el que reciben clases los alumnos de cuatro años. Por lo que se refiere al comedor, la capacidad es para 110 estudiantes, pese que comen allí cada día 330 niños. Los padres lamentan, además, que en el baño hay "mosquitos gigantes", por lo que cuando van allí los niños "acaban llenos de picaduras".

    Del mismo modo, aunque al colegio "le costó siete años conseguir un patio para los alumnos de Educación Infantil", no son las instalaciones que esperaban los padres. En este sentido, señalaron que deseaban "un patio en el que no hubiera barreras arquitectónicas, en el que las rampas acabaran en rampa y no en escalón".

    También apuntaron que el espacio está "cubierto de gravilla, incluso en la zona de juegos", y aunque, reconocieron que "todos los niños se caen, si disponen de este tipo de suelo puede que se produzcan caídas de forma más habitual por los resbalones".

    Además, reclamaron "un espacio limpio, con árboles que hicieran sombra", frente al patio del centro "lleno de polvo, que levanta el viento y que lo cubre todo, pelo, ropa y cuerpo" y que además, "respiran" los niños. En cuanto a las fuentes, no cuentan con instalaciones adaptadas a su edad, ya que el desagüe "está embozado y lleno de piedras".

    Asimismo, cuando llueve los alumnos "no pueden estar en el patio, porque acabarían jugando a salvar el charco", debido a la "pendiente que cae a ambos lados" y provoca que "se forman verdaderas balsas". Los padres esperaban "unas instalaciones espaciosas para que los 175 alumnos de Educación Infantil disfrutaran jugando", pero "está ocupado, hay un barracón en él", lamentaron.