22 de febrero de 2019
21 de abril de 2018

El Oceanogràfic cambia los plásticos de un solo uso por utensilios hechos de madera, papel y caña de azúcar

El Oceanogràfic cambia los plásticos de un solo uso por utensilios hechos de madera, papel y caña de azúcar
GVA - ARCHIVO

VALÈNCIA, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Oceanogràfic de València ha comenzado a eliminar los plásticos de un solo uso, como cubiertos o bolsas, y los está sustituyendo por utensilios hechos de madera, bolsas de papel o vasos hechos a partir de caña de azúcar.

Según ha informado el acuario valenciano en un comunicado, esta acción se enmarca en las actividades llevadas a cabo por su 15 aniversario, así como por el "compromiso de la institución contra la basura marina, tanto en acciones como en propuestas medioambientalistas, siguiendo las directrices de la Comisión de Medio Ambiente de la Unión Europea", y que sustentan la campaña internacional #Ourocean.

Esta iniciativa parte del documento 'Compromiso #Ourocean del Oceanogràfic por los mares', suscrito por el acuario y su Fundación Oceanogràfic en el que se recoge la decidida voluntad de trabajar "con todos los recursos de que dispone contra la basura marina entendiendo este fenómeno como uno de los ataques más reales a la salud de nuestros océanos y, por tanto, a nuestro planeta", según se explicita en el primero de sus puntos.

El Oceanogràfic de València, gestionado por Avanqua, del grupo Global Omnium, se compromete a reducir de forma progresiva el uso de plásticos de un solo uso en sus instalaciones tanto de gobierno interior como al servicio público.

Hasta el momento, se han sustituido los cubiertos de plástico por piezas de madera, los vasos son de caña de azúcar y los platos, de cartón. Las bolsitas de azúcar serán de papel en un plazo máximo de dos meses y se van a instalar puntos de reciclaje específico de plástico por todo el acuario.

Igualmente, el proveedor de agua expendida en máquinas ofrece a los clientes del Oceanogràfic unas botellas de plástico, que "superan con creces los parámetros mínimos establecidos por la legislación española para el reciclaje".

PROPUESTAS DIVULGATIVAS

Otro punto es el de ampliar las propuestas divulgativas que ya existen en el Oceanogràfic, continuar incluyendo en las actividades pedagógicas mensajes de concienciación y hacer llegar al gran público las graves consecuencias de la invasión de plásticos de los océanos.

Un aspecto importante es el de colaborar con la Fundación Aguas de Valencia para promover el consumo de agua del grifo como una herramienta eficaz frente al uso abusivo de botellas de plástico, una de las principales fuentes de la contaminación marina.

COLABORACIÓN CON COFRADÍAS DE PESCADORES

El Oceanogràfic también está trabajando con cofradías de pescadores valencianas para la recuperación y reciclaje de residuos marinos y se propone impulsar sendas investigaciones sobre la situación de las playas y su entono y el desarrollo de herramientas útiles y novedosas que permitan la limpieza de las aguas.

Como acciones divulgativas, desde el Oceanogràfic y su Fundación se disponen a hacer llegar a las administraciones la urgencia de actuar con esta meta medioambiental y desarrollar campañas para retirar del fondo marino plomos empleados para la pesca. En este sentido ya ha comenzado a distribuir contenedores entre los centros de buceo valencianos, uniéndose así al Proyecto Plumbum de la Asociación Hippocampus.

El Oceanogràfic lleva años desarrollando actividades para la sensibilización pública ante el grave problema de la basura marina como los talleres que realiza habitualmente, la inclusión de ese mensaje en los cursos que organiza con escolares y en las comunicaciones que dirige a sus millones de visitantes.

Un mural de Paco Roca es el testimonio más permanente y directo de esta labor de concienciación, junto al contenido de los talleres de reciclaje de botellas de plástico en medusas o la limpieza de playas y, como una constante, la suelta de tortugas curadas en el ARCA del Mar, el "hospital" del Oceanogràfic, en las que siempre se informa de los problemas a los que se enfrentan estos quelonios, entre ellos la basura plástica.