12 de noviembre de 2019
17 de junio de 2014

La oposición rechaza la ATE para Ikea por la investigación judicial al plan Rabassa y por el centro comercial

ALICANTE, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La oposición en el Ayuntamiento de Alicante ha rechazado la aprobación de la Actuación Territorial Estratégica (ATE) para facilitar la llegada de Ikea porque se ubicaría en la zona del plan Rabassa, que está siendo investigado por la justicia, y por que implicaría la creación de un macrocentro comercial.

Los partidos de la oposición en Alicante han reaccionado así ante el anuncio hecho por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, durante la inauguración de la tienda de Ikea en Alfafar (Valencia). Según ha confirmado Fabra, el Consell aprobará el viernes la ATE que acelerará y recortará en tiempo la tramitación de la tienda del mueble sueco en Alicante.

El secretario de los socialistas alicantinos, Gabriel Echávarri, en declaraciones a Europa Press, ha señalado que el PSPV quiere Ikea, pero "no a cualquier precio". "No queremos el centro comercial anexo porque creemos que va a suponer el cierre de otros centros y porque va a colocar una barrera ya que la gente encontrará todo sin entrar en la ciudad", ha explicado.

"Que se ponga en Rabassa, cuando está siendo investigada la llegada de Ikea en el juzgado de instrucción número 6 de Alicante, no es lo más idóneo ni lo más limpio. Por ello, nos vamos a negar a la tramitación de la ATE. Incluso, si cometen algún error de tramitación, o vemos que no se ha tramitado legalmente, no dudaremos en ir a los tribunales para parar esta situación desproporcionada", ha subrayado.

A su juicio, "Alicante no necesita el centro comercial más grande de España. La calle no pide un centro comercial de 300.000 metros cuadrados" y ha insistido en que "no va a generar 10.000 empleos". "Los únicos empleos netos que va a crear son los de Ikea", ha zanjado.

EU ACUSA A FABRA DE COMPLICIDAD

Desde Esquerra Unida (EU) han acusado al Consell de Fabra de "convertirse en cómplice de los presuntos delitos que puedan imputarse a Sonia Castedo y a su amigo Enrique Ortiz en la pieza de Brugal del presunto amaño del Plan Rabassa y de la llegada de IKEA a terrenos de dicho plan", una pieza que fue reactivada por una denuncia presentada por la formación de izquierdas en octubre de 2012.

La diputada autonómica de EUPV Esther López y el concejal de EU en el Ayuntamiento alicantino, Miguel Ángel Pavón, han criticado en un comunicado a Fabra porque aseguran que obvia "la existencia de un procedimiento penal en marcha en los juzgados de Alicante que puede afectar a la viabilidad de la ATE y por dar el pistoletazo de salida a una iniciativa que consideran muy perjudicial para el pequeño comercio, la movilidad y la sostenibilidad de la ciudad y su área metropolitana".

Además, han manifestado sus sospechas sobre que pueda existir un cambio de cromos o cambalache entre Sonia Castedo y Alberto Fabra del estilo de "tú te bajas del burro con las lanzaderas y renuncias a ser candidata en las próximas municipales y yo te despejo el camino para que tu amigo Ortiz pueda dar el pelotazo del siglo".

Por último, Pavón y López han anunciado que EU presentará alegaciones contra la ATE pidiendo de nuevo la suspensión de su tramitación y advirtiendo al Consell de las consecuencias de tramitar una iniciativa que está bajo la lupa judicial por presunta corrupción: "esperamos que al final los tribunales sitúen esta iniciativa, que consideramos viciada en origen, en su justo sitio, es decir, en la ilegalidad".

"FALTA DE RIGUROSIDAD"

Por su parte, el portavoz y concejal de Unión Progreso y Democracia (UPyD) en el Ayuntamiento de Alicante, Fernando Llopis, se ha mostrado sorprendido por el anuncio y ha calificado de "falta de rigurosidad" la forma en que se abordan "cuestiones tan importantes".

Así, en un comunicado, Llopis ha afirmado que "da la sensación que quieren dejarlo todo atado y bien atado por si el año que viene no gobiernan el Ayuntamiento y la Generalitat. Al final estas actuaciones solo benefician a unos pocos".

Además, UPyD ha recordado que solicitó en el pasado pleno un "informe de impacto económico" en el comercio de la ciudad para poder evaluar el proyecto urbanístico. Llopis ha subrayado que "este plan seguramente desplazará el comercio hacia la periferia y afectará al comercio de Alicante. No sabemos que implicará realmente al no haberse realizado el estudio".

La formación magenta "siempre" ha mostrado su apoyo a la instalación de Ikea "no así al macrocentro comercial anexo". El edil de UPyD ha recordado que "la aprobación de la Actuación Territorial Estratégica (ATE) que permitirá la llegada de Ikea tal y como está planteada es un error. El macrocentro comercial anexo a Ikea que duplica la superficie comercial de Alicante es una barbaridad".