¿Qué pasa con los datos que damos en internet? El Rialto tiene la respuesta

¿Qué pasa con los datos que damos en internet? El Rialto tiene la respuesta
8 de noviembre de 2018 EUROPA PRESS

VALÈNCIA, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

'Alexandria', la nueva producción propia del Teatro Rialto de València, es una obra con un componente tecnológico que plantea preguntas sobre "qué pasa con esos datos que damos de nosotros mismos" y si las definiciones que tiene Google se corresponden con el tipo de persona en la vida real.

Así lo han expresado en una rueda de prensa las coautoras de la pieza, Guadalupe Sáez y Mertxe Aguilar, acompañadas por el director, Juan Pablo Mendiola, la actriz Cristina Fernández y el adjunto de Artes Escénicas del Institut Valencià de Cultura (IVC), Roberto García.

"Yo no me atrevería a decir que vamos a dar respuestas a todo este mundo digital, sino a plantearnos preguntas. El texto no ofrece ninguna respuesta porque no las tenemos", ha advertido Sáez, ya que lo que pretende 'Alexandria' es plantear una serie de preguntas a partir de vivencias personales sobre "qué pasa con esos datos que damos de nosotros mismos y quiénes somos realmente, si las definiciones que tiene Google se corresponden con el tipo de persona que somos en la vida real".

Bajo este prisma, Aguilar ha afirmado que el texto "nos pone en alerta sobre qué hacemos con la información que regalamos y qué hacemos con la que recibimos del resto del mundo".

Las autoras, que han asegurado que se trata de un proyecto "muy intenso, pero enriquecedor", han explicado que la idea surge del caso de "un político alemán que de repente empieza a exigir sus datos a su empresa de teléfono porque descubre que están siguiendo todos sus pasos", pero también de experiencias personales.

"Me quedé embarazada y, de repente, me doy cuenta, sin haberlo hecho aún público ni habérselo dicho ni siquiera a mi madre, de que Facebook empieza a ponerme anuncios sobre ropa premamá. Nos planteamos la pregunta de si Google se enteró de mi embarazo antes que mi propia madre", ha ilustrado Sáez.

A partir de ahí, "empezamos a preguntarnos qué es lo que nosotras estamos dando de información sobre quiénes somos y a cambio de qué. Empezamos a ver cuánto rastro íbamos dejando de nosotras en todo lo que hacíamos", ha añadido esta autora.

"SOMOS PAQUETES DE INFORMACIÓN QUE ALIMENTAN UN GRAN MONSTRUO"

Por su parte, Mendiola ha explicado que este proyecto le llevaba a "una idea de que al final, para los algoritmos que nos definen, no somos más que cantidades pequeñas, paquetes de información, que suben a la red y que van alimentando un gran monstruo que no somos capaces de dimensionar, la red interconectada".

Esto se ha traducido en una puesta en escena en la que aparecen los actores en unos compartimentos estancos que se intercomunican entre ellos a través de herramientas digitales. El aranque es una charla a modo de las famosas charlas TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño), que versa sobre 'Alexandria', una especie de algoritmo que controla todas las fuentes capturadoras de datos. "A través de esas fuentes capturadoras de datos nos vamos asomando a las pequeñas historias de los personajes", ha afirmado el director.

La pieza tiene así "algo de vidas cruzadas en un mundo tecnológico donde parece que estamos más aislados que nunca y a la vez más conectados que nunca, cómo de repente se establecen vínculos y conexiones con personas que ni siquiera nos podemos plantear que lo que nosotros hacemos les puede llegar a afectar", ha expresado Sáez.

Mendiola ha asegurado que puede "dar la sensación de que es un espectáculo muy tecnológico, pero la verdad es que al final no lo es. Es un espectáculo de carne y hueso, de actores" y ha explicado que los actores realizan un trabajo entre lo cinematográfico y lo teatral, "lo cual es muy complejo a nivel actoral".

En cualquier caso, es una obra "para todos" porque "ya no hay un perfil, el consumo de redes sociales y el dar información se ha horizontalizado a nivel generacional". "Cualquier espectador va a saber perfectamente de lo que estamos hablando y va a tener esas preguntas en la cabeza", ha afirmado.

EL TEATRO RIALTO, CENTRO DE PRODUCCIÓN PROPIA

Por su parte, Roberto García, que ha manifestado que 'Alexandria' es "un trabajo altamente estimulante desde el punto de vista visual y técnico, pero también desde el punto de vista del contenido y de la parte más humana", ha explicado que este año el Rialto se convierte en un centro de producción propia.

Las producciones de este año giran en torno a la identidad, y entre ellas se encuentra la obra de Sáez y Aguilar. Dentro del ciclo de seis obras que se van a representar sobre la identidad, cinco son de autoría femenina, mientras que tres de ellas están dirigidas por mujeres.

La apuesta por la producción propia va en paralelo al proyecto 'Habitem el Rialto', con el que pretenden "crear una comunidad de espectadores, básicamente jóvenes, vinculados a los procesos de creación y producción de cada una de las producciones".

Para llevar a cabo estas experiencias colaborativas y conectar el mundo educativo con el mundo artístico, el IVC trabaja en estos momentos con institutos de secundaria, escuelas de teatro o la Universitat de València, entre otros.

Contador

Últimas noticias