18 de octubre de 2019
28 de octubre de 2014

Un 2% de la población de la Comunidad de Valencia padece hepatitis C crónica y puede beneficiarse de 'Sovaldi'

VALENCIA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Hasta un 2 por ciento de la población de la Comunidad Valenciana padece hepatitis C crónica (HCC), según el doctor Martín Prieto, jefe de Sección de la Unidad de Hepatología del Hospital Universitari i Politècnic La Fe (Valencia) y, por tanto, podrían beneficiarse de la financiación por parte del Sistema Nacional de Salud de sofosbuvir, comercializado como 'Sovaldi' por Gilead, un tratamiento contra esta enfermedad con tasas de curación que pueden llegar a superar el 90 por ciento.

Según ha explicado a Europa Press, "la disponibilidad de sofosbuvir supone un gran avance en el tratamiento de estos pacientes", ya que consigue "una aumento importante en las tasas de respuesta viral sostenida" respecto a tratamientos previos. Además, incluso en las pautas en las que se utiliza en combinación con interferón pegilado y ribavirina, "acorta de forma significativa la duración del tratamiento", lo que repercute en una "mejor tolerancia por parte de los pacientes y en una tasa muy baja de abandono del tratamiento por sus "escasos efectos secundarios".

'Sovaldi', que ya está disponible en España tras su aprobación por parte del Ministerio de Sanidad el pasado 1 de octubre, y después de meses de negociaciones y una fuerte presión social, está recomendado en los genotipos 1, 2, 3, y 4, incluyendo aquellos en espera de trasplante hepático y los coinfectados con VHC/VIH-1.

Este fármaco, que puede usarse en combinación con interferón pegilado y ribavirina o sin interferón, "es ideal para todos los pacientes con hepatitis C, desde pacientes con enfermedad poca o leve a más avanzada". No obstante, recuerda que, cuando se habla de pacientes con enfermedad más avanzada, hablamos de pacientes con cirrosis y, explica que, en estos casos hay que ver cuál es la pauta de tratamiento dependiendo de si están clínicamente compensados, ya que en los que no lo están hay que eliminar del tratamiento el interferón.

Uno de las grandes aportaciones de sofosbuvir, destaca, es precisamente en los pacientes con cirrosis descompensada. En estos pacientes, en los que, hasta la aparición de sofosbuvir "no tenían ninguna opción de tratamiento y estaban muy malitos, ahora se les puede administrar una pauta libre de interferón con sofosbuvir y ribavirina, que consigue una tasa respuesta viral sostenida que está en torno al 60 al 70 por ciento".

"Aunque los resultados en estos pacientes no sean los obtenidos en pacientes con enfermedad menos avanzada (que supera el 90%), hay que tener en cuenta que antes no se les podía dar nada", explica este experto, quien destaca además la mejoría clínica de estos pacientes cuando se les administra este fármaco.

En el resto de pacientes las tasas de respuesta viral sostenida es mucho más alta, aunque dependen, entre otros factores, del genotipo del VHC, de la pauta de tratamiento empleada, del grado de fibrosis y de si el paciente es la primera que recibe un tratamiento antiviral o no.

Así, en los pacientes con genotipo 1, el más frecuente en España, la tasa de respuesta viral sostenida con una pauta basada en la administración de sofosbuvir, interferón pegilado y ribavirina durante 12 semanas consigue una curación en 90% de los pacientes, 80% si tienen cirrosis.

TASAS DE CURACIÓN "MUY ALTAS"

En los pacientes con genotipo 2, por ejemplo, una pauta de sofosbuvir asociado a ribavirina durante 12-16 semanas consigue una tasa de curación muy altas (80-100%), incluso en pacientes con cirrosis. Los pacientes con genotipo 3, especialmente aquellos con cirrosis en los que ha fracasado un tratamiento previo, son de los más difíciles de tratar pero, incluso en ellos, la administración de sofosbuvir con interferón y ribavirina durante tres meses consiguen tasa de curación muy buenas, superiores al 80%.

Por tanto, considera que su administración beneficiará a gran número de pacientes con hepatitis C, incluso aquellos en los que ha fracasado un tratamiento previo. Es más, recuerda que, "aunque los resultados en pacientes con genotipo 1 tratados con sofosbuvir, interferón y ribavirina se han obtenido en pacientes que nunca habían recibido ningún tipo de tratamiento previo, por los datos se cree que la eficaciaes bastante parecida en los pacientes en los que haya fracasado un tratamiento previo".

Por otro lado, advierte de que en los pacientes con hepatitis C en lista de espera de trasplante hepático por cirrosis descompensada (cirrótico terminal), hay datos en la literatura médica que aconsejan que se les administre también 'Sovaldi' asociado a ribavirina antes del trasplante. "Si conseguimos que el paciente reciba este tratamiento durante un período de 2-3 meses como mínimo y llegue al trasplante con al menos un mes sin virus en sangre, tiene bastantes posibilidades de que el virus no vuelva después del trasplante con lo que esto supone de beneficio respecto a la evolución después del trasplante", explica Prieto.

En su opinión, "en este sentido, es un gran avance la posibilidad de dar un tratamiento pretrasplante oral con escasos efectos secundarios que elimine la posibilidad de que el virus de la hepatitis C vuelva postrasplante". Por tanto, entiende que es importante que dicho fármaco sea financiado por el Sistema Nacional de Salud (SNS) y no solo para el paciente crónico de un determinado genotipo o en una determinada fase.

Si algo lamenta este experto es que en España se haya tardado tanto tiempo en aprobarse y, posteriormente, en llegar a un acuerdo para su financiación pública. "En España hay unos tramites muy largos desde la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en ingles), y, en general, los médicos tenemos la percepción de que este tiempo ha sido demasiado prolongado", afirma.

Por otro lado, considera que se ha creado una "gran expectación" desde que se conoció su aprobación por la agencia reguladora europea, "un interés que es normal tanto desde el punto de vista de los pacientes como de los profesionales de la medicina que queríamos disponer de sofosbuvir lo antes posible, porque no es un medicamento más".