11 de diciembre de 2019
11 de noviembre de 2019

PP, Cs y Vox defienden el viernes sus enmiendas a la totalidad a presupuestos por "irreales, ficticios e imprudentes"

VALÈNCIA, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

PP, Ciudadanos (Cs) y Vox defenderán este viernes en el pleno de Les Corts las enmiendas a la totalidad al proyecto de Ley de Presupuestos de la Generalitat para 2020, con las que instan a devolver al Consell esas cuentas que consideran "irreales, ficticias e imprudentes".

El Boletín Oficial de Les Corts publica precisamente este lunes las tres enmiendas, que coinciden en las críticas a los presupuestos en cuestiones como la previsión de ingresos, al recurrir nuevamente el Consell a los 1.325 millones reivindicativos por la infrafinanciación.

El PP solicita la devolución "por un suponer un retroceso en la proyección de crecimiento económico de la Comunitat Valenciana, ahondando en los recortes en las partidas presupuestarias destinadas a proyectos de inversión pública".

Según destaca, "un año más el Gobierno valenciano presenta a esta cámara unas cuentas públicas de dudosa credibilidad, tanto en cuanto a la previsión de ingresos públicos que contempla, con los que el Consell pretende garantizar el sostenimiento de los gastos públicos presupuestados, como en relación a ejecución de las partidas presupuestarias consignadas y, por tanto, de las políticas de gasto".

El PP cuestiona que se apuesta por el sector público empresarial, al incrmentar las dotaciones presupuestarias destinadas al mismo "en detrimento de las políticas destinadas a favor de las personas y las que deberían preservar el estado del bienestar social".

Asimismo, critica que las cuentas "provocarán importantes desequilibrios territoriales, rompiendo la cohesión de los municipios y provincias que conforman la comunidad, sin atender a las particularidades y necesidades de nuestra diversidad y riqueza territorial".

"De igual modo a como ha sucedido en otros ejercicios, se trata de unas cuentas irreales, poco fiables, basadas en falsas expectativas, que contemplan partidas presupuestarias no aprobadas ni comunicadas por el Ministerio de Hacienda y que, como sucede todos los ejercicios, al basarse el presupuesto en ingresos ficticios, se traducirá en falta de ejecución presupuestaria, recortes para ajustar el gasto a los ingresos efectivos, a más deuda y déficit públicos".

Por todo ello, considera que "no va a permitir instrumentar unas políticas públicas, económicas y sociales que contribuyan al crecimiento económico ni a garantizar la estabilidad de la economía valenciana, no atienden a las demandas y necesidades de la sociedad valenciana en su conjunto, ni solucionarán los problemas de los ciudadanos, ni contemplan un proyecto de futuro para la comunidad".

Ciudadanos, por su parte, comienza la enmienda recordando que los presupuestos de 2020 se enmarcan en un sistema de financiación "injusto" para la Comunitat y que ni PP ni PSOE han reformado. "No obstante, este hecho incuestionable no debería ser la principal excusa del actual Consell para elaborar los presupuestos de la triple I: irresponsables, imprudentes e inverosímiles", agrega.

Por la parte de los ingresos, Cs considera que "incluye determinadas cuantías que, más que previsiblemente, no se van a materializar y que podrían ascender hasta los 2.000 millones de euros". Cree que la previsión de recaudación tributaria es excesiva "dado el contexto de desaceleración económica actual y visto el porcentaje de ejecución de la recaudación en el presente año 2019, que está muy por debajo del año 2018".

"Muy al contrario, la previsión de endeudamiento que ha realizado el Consell es, lamentablemente, muy inferior a las futuras necesidades reales. Esto es del todo visible observando su evolución durante los dos últimos ejercicios. En breve, la deuda acumulada alcanzará los 50.000 millones de euros: 10.000 euros por valenciano", señala la formación naranja.

Respecto de los gastos, el Botànic II "aumenta desmesuradamente la arquitectura institucional y sigue olvidándose de mirar a largo plazo", critica Cs, que ve necesarias medidas "que creen riqueza, empleo de calidad y asienten las bases de una Comunitat Valenciana próspera, así como incidir en una correcta planificación de las inversiones".

A su juicio, estas cuentas "adolecen de este tipo de medidas" y pide la devolución al Consell del presupuesto porque es "irresponsable e imprudente, y ofrece un marco económico inestable e inseguro".

Por último, Vox cree que son unos presupuestos "ficticios e irreales en cuanto a la previsión de ingresos e ineficiente en cuanto a las partidas de gastos".

"Los ingresos que sostienen este proyecto en algunos casos son irreales y nunca se van a recibir, como los 1.325 millones de euros del modelo de financiación autonómica", recuerda, y agrega que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) en sus informes reitera que esos ingresos tienen una alta incertidumbre y, de hecho, "en ningún presupuesto de los últimos cuatro ejercicios se ha recibido dicho importe".

También cuestiona que se contabilizan 400 millones de ingresos provenientes de dependencia, calculados en un 50% "cuando el Estado no transfiere más de un 12% como máximo", por lo que "se trata de una política presupuestaria inviable en cuanto a ingresos".

En cuanto a los gastos, las políticas suponen "un freno para el progreso y el bienestar de los ciudadanos". "Se trata de un presupuesto que tiene unas prioridades antagónicas al bienestar de la ciudadanía, cómo aumentar el gasto total de altos cargos y asesores en un 53% más que el ejercicio 2019", sostiene Vox.

A su juicio, "es necesario para la Comunidad Valenciana trabajar en un cambio cultural profundo que permita cambiar el subsidio y la subvención por la productividad y la inversión como ejes del desarrollo social económico". Se muestran, de este modo, "en contra de una ley que consolida las subvenciones ideológicas, frena la libertad y adoctrina a la sociedad; una ley que invierte en subvenciones a entidades catalanas antes que destinarlo a mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad".

"No encontramos medidas que ayuden al crecimiento de la economía. Está enfocado a que la economía decrezca, en cuanto que no invierte en políticas que apoyen y ayuden a los agentes económicos que son los generadores de riqueza y empleo, como son los autónomos, las pymes y las empresas", agrega la formación.

Por todo ello, "y teniendo en cuenta que se trata de un presupuesto sectario, ineficaz, ficticio y que no aporta bienestar a la sociedad valenciana", solicitan su devolución al Consell.