3 de agosto de 2020
7 de octubre de 2009

El PP rechaza una iniciativa para evitar que la Ciudad de las Lenguas se ubique en el aeroclub de Castellón

VALENCIA, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El PP votó hoy en contra, en la Comisión de Economía, Presupuestos y Hacienda de las Corts Valencianes, de que la Cámara manifieste su rechazo al proyecto de ubicar la Ciudad de las Lenguas en los terrenos que actualmente ocupa el aeroclub de Castellón.

La iniciativa partió de una proposición no de ley del grupo de No Adscritos, a la que se incorporó una enmienda de modificación presentada por el PSPV y por la que también se demandaba a las Corts que instaran al Consell a buscar y adquirir otros terrenos para desarrollar el proyecto, que se contara con la colaboración de la Universitat Jaume I, el Instituto Cervantes y los actores sociales de la provincia de Castellón y que sea financiado, diseñado y gestionado por la Administración pública valenciana.

Asimismo, se proponía que los terrenos del aeroclub, por ser "potencialmente inundables", se destinaran a la ubicación de un parque natural municipal sobre el marjal de Castellón que dispusiera de un centro de interpretación, itinerarios didácticos y zonas de servicios para contribuir a preservar "uno de los últimos espacios por edificar de la primera línea de costa castellonense".

Todos los grupos de la oposición coincidieron en apoyar el desarrollo de la Ciudad de las Lenguas en Castellón, si bien mostraron su rechazo a que hayan transcurrido cinco años desde la presentación del proyecto "y no se haya hecho absolutamente nada y no se haya dado un palo al agua" excepto "consumir más de medio millón de euros en pagar los sueldos de cinco o seis personas encabezadas por el ex alcalde de Castellón", José Luis Gimeno, según explicó el diputado socialista José Camarasa.

El parlamentario incidió en que su grupo cree en una Ciudad de las Lenguas "viable, con un proyecto arquitectónico y presupuestario realista y con una oferta educativa y docente competente" y pidió que deje de ser ese "caramelo, junto con Mundo Ilusión y el Centro de Convenciones, con el que el Gobierno valenciano intenta compensar a Castellón del agravio presupuestario que tiene respecto a Valencia y Alicante".

Además, arguyó que el anteproyecto de ubicación en los terrenos del aeroclub "habla más de hoteles y de salas de juego que de la Ciudad de las Lenguas" y alertó de que este tipo de "experimentos no conducen a nada nuevo más que a cargarse una de las pocas zonas vírgenes que pueden quedar en Castellón".

Por su parte, la diputada del grupo de No Adscritos Marina Albiol rechazó que el proyecto "se convierta en otro Mundo Ilusión que devore dinero sin parar y que únicamente sirva como excusa" para que constructoras y promotoras "varias" hagan "negocio" con la urbanización de un "paraje virgen". Aseveró que Castellón cuenta con edificios o terrenos "de sobra" en los que se podría ubicar.

"GASTOS INSOPORTABLES"

Remarcó que desde que se presentó en 2005 ha generado unos "gastos insoportables" a las arcas públicas que se han cifrado en 200.000 euros anuales para "pagar lo sueldos del director, el asesor cultural, la secretaria o el chófer" y, al respecto, señaló que se trata de un "proyecto lanzado para que el ex alcalde de Castellón pudiera dejar de ser alcalde, diera paso a Alberto Fabra y también tuviera un sueldo".

En el mismo sentido se pronunció la diputada de Compromís Mireia Mollà, quien señaló que el proyecto se encuentra en el "limbo" y rechazó que pueda utilizarse para "fomentar la especulación inmobiliaria y el daño al territorio".

Por su parte, el diputado del PP Jaime Mundo se congratuló por que todos los grupos "tengamos clara la conveniencia de crear la Ciudad de las Lenguas", que nace, dijo, "con la vocación de ser aceptada por los representantes de todos los valencianos", si bien incidió en que la ubicación prevista del proyecto desde sus orígenes son los terrenos del aeroclub.

Explicó que la pretensión es utilizar "parte de los terrenos y no la totalidad" y agregó que se está trabajando en la redacción del proyecto de urbanización de la zona, que se encuentra en parte afectada por la ley de Costas por su proximidad al mar, por lo que deberá cumplir con una serie de condiciones como la instalación de zonas verdes, aparcamientos o espacios de uso público, aseveró.

Mundo remarcó que ese paraje "en ningún momento podrá ser invadido por ninguna edificación" y, de hecho, indicó que se contempla la construcción de edificios de "muy baja densidad y amplias zonas verdes y deportivas que complementen la parte dedicada a la Ciudad de las Lenguas". Aseguró que el proyecto será "totalmente respetuoso con las condiciones de la zona".

Asimismo, afirmó que las personas involucradas en el desarrollo de la Ciudad de las Lenguas "han estado trabajando en las otras actividades de Castelló Cultural", donde estuvo adscrito en un primer momento, hasta que en diciembre de 2008 pasó a depender de la Conselleria de Economía.

Por otro lado, el PP también rechazó una proposición no de ley presentada por el grupo de No Adscritos que demandaba la "adecuación de las plantillas de los centros Servef de empleo a las nuevas condiciones del mercado de trabajo".