5 de diciembre de 2020
29 de julio de 2006

Sanidad destina 20.000 euros para mejorar la asistencia de niños con deficiencias psíquicas

ALICANTE, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Sanidad, Rafael Blasco, ha firmado un convenio con la Asociación Pro-Deficientes Psíquicos de Alicante (APSA) por el que la Generalitat destina 20.000 euros con el fin de mejorar la atención sanitaria y calidad de vida de niños de hasta seis años, según informaron hoy fuentes de la Generalitat.

Este convenio de colaboración busca "elevar la calidad de la atención de los pacientes con deficiencias psíquicas", tanto en el Hospital General Universitario de Alicante, servicio de neonatología, como en diferentes servicios de pediatría de determinados Centros de Atención Primaria.

La atención que se va a realizar en el Hospital General de Alicante es realizar el estímulo, orientación y apoyo a las familias y niños que nazcan en el presente hospital durante su estancia, en coordinación con el personal sanitario del centro, y conforme a las instrucciones que reciban del mismo.

Por su parte, los centros de Atención Primaria de la provincia de Alicante van a intervenir en la revisión de la historia con el pediatra del centro, podrán participar en la realización de pruebas psicométricas al niño, y en el establecimiento de orientaciones básicas para la familia. PLAN DE HUMANIZACIÓN

Blasco señaló que "estas iniciativas se enmarcan dentro de la apuesta que realiza la conselleria para mejorar la eficiencia y calidad de la atención a los niños con problemas en su desarrollo o con riesgo de padecerlo". En este sentido, añadió que es un objetivo "prioritario" garantizar la salud, todo ello dentro del marco del Plan de Humanización de la Atención Sanitaria.

El objetivo prioritario de la Asociación Pro-Deficientes Psíquicos de Alicante es dar respuesta a las demandas y necesidades surgidas en el sector sanitario (servicios hospitalarios y extrahospitalarios), contribuyendo en el diagnóstico precoz de posibles alteraciones que pudieran presentarse en la población de niños de 0 a 6 años, permitiendo una intervención lo más prontamente posible con el objeto de "mejorar las capacidades adaptativas y la calidad de vida de aquellas personas con sospecha de riesgo en su desarrollo".