29 de mayo de 2020
17 de marzo de 2008

S.Santa.- Expertos en fisioterapia recomiendan a los costaleros una alimentación adecuada e hidratación continuada

VALENCIA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Expertos en fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera recomendaron hoy a los costaleros, para evitar lesiones y cansancios innecesarios, una alimentación adecuada e hidratación continuada así como la protección de determinadas partes del cuerpo, según informó la institución académica en un comunicado.

Según Javier Montañez, en la alimentación "los hidratos de carbono serán de gran ayuda para acumular la energía suficiente de cara al esfuerzo a realizar durante estos días", por lo que alimentos como la pasta y el pan serán "grandes aliados" del costalero. También será fundamental la hidratación durante la procesión, por eso "es recomendable la ingesta de pocas cantidades de líquido, pero de manera continuada".

En cuanto a la protección de las diferentes zonas del cuerpo, la espalda es la parte del costalero que más sufre cuando se soporta el peso de un paso procesional. Por ello, se debe intentar que la columna "esté alineada en todo momento", apuntó el profesor Montañez quien destacó que durante la llamada 'levantá', "momento crítico" para la espalda, será necesario realizar una "fuerte contracción de abdominales para proteger la columna lumbar".

En relación con los hombros, realizar relevos con compañeros que apoyen en el hombro contrario es una buena medida para repartir las cargas en ambos por igual. Si el apoyo es en la zona cervical, se aconseja asegurar un buen almohadillado de la 'morcilla'

Como medida de protección de algunas zonas del cuerpo, desde la Universidad CEU Cardenal Herrera se recomiendan sistemas de presión. Así, las lumbares se pueden protejer con una faja bien apretada pero sin arrugas ni compresiones torácicas que dificulten la respiración. Por otra parte, también se pueden proteger las rodillas y los tobillos con vendajes, que servirán de refuerzo y protección articular ante el soporte excesivo de peso y asegurarán una correcta estabilización durante la marcha.

Los estiramientos juegan un papel fundamental en el antes y el después de la actividad física como herramienta para prevenir lesiones. En relación con el calzado, "ha de ser cómodo, que no comprima los dedos, de suela blanda y con tacón no más alto de tres centímetros".

En cuanto a las personas que portan velas en las procesiones, es posible que tras la procesión noten molestias en la mano, el antebrazo o el cuello. Para evitarlo, Eva Segura, también profesora del Departamento de Fisioterapia de la Universidad CEU Cardenal Herrera, recomienda "cambiar la vela de mano en algún momento y estirar la musculatura del antebrazo y de la mano con el codo estirado".

Para el público que va a estar sentado mucho tiempo, la profesora Eva Segura aconseja "llevar prendas que no sean excesivamente ajustadas a nivel de la ingle o rodilla para prevenir problemas por empeoramiento del retorno venoso".

Tampoco es recomendable el uso de calcetines o medias que compriman fuertemente la pierna, detrás de la rodilla o muslo. Para quien va a estar mucho tiempo de pie, "el calzado debe ser sin tacón, aunque no excesivamente plano, para evitar sobrecargas en la zona anterior del pie y evitar el acortamiento excesivo de los músculos de la pantorrilla", explicó.