24 de octubre de 2020
18 de septiembre de 2020

Un total de 37 especies de aves acuáticas se han reproducido en l'Albufera en 2020

Un total de 37 especies de aves acuáticas se han reproducido en l'Albufera en 2020
Garza imperial en un arrozal de lAlbufera - PABLO VERA-SEO/BIRDLIFE

VALÈNCIA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un total de 37 especies de aves acuáticas se han reproducido durante 2020 en l'Albufera, según el censo realizado por SEO/BirdLife que apunta a que las lluvias de finales del invierno y principios de primavera, irregulares y repartidas en el tiempo, han favorecido la presencia de una amplia superficie de arrozales encharcados durante el mes de abril, y han motivado el inicio de la reproducción de acuerdo con los ciclos biológicos de estas especies.

La organización cifra en 2.745 las parejas de siete especies de garzas, lo que supone un aumento respecto al año anterior en el que las poblaciones eran "preocupantemente" bajas y dos especies (garceta común y garcilla bueyera) estaban en su mínimo desde que existen registros, según las mismas fuentes.

Generalmente, en el caso de l'Albufera las aves se ven obligadas a retrasar su reproducción cada vez más para acoplarse al ciclo del cultivo de arroz, cada vez más tardío y que supone la inundación de los campos a finales de mayo.

Con un humedal más funcional, cinco de las siete especies de garzas reproductoras (garceta común, garcilla bueyera, garza real, garza imperial y avetorillo) han aumentado el número de parejas nidificantes (las otras dos, garcilla cangrejera y martinete común) se mantienen estables), y también ha aumentado la cantidad de pollos nacidos en la colonia.

Las poblaciones nidificantes se encuentran lejos de su potencial, registrado en 2008 con 5.652 parejas y que situaba a l'Albufera como uno de los humedales más importantes del Mediterráneo para estas especies.

Los filtros verdes de l'Albufera (Tancat de la Pipa, Milia e Illa), reservas de fauna, se han erigido en los últimos años como reservorios de aves indicadoras de la buena calidad del agua y el Tancat de la Pipa en 2020 ha albergado "una de las mejores temporadas de cría desde su restauración", según SEO/BirdLife que indica también que la laguna de l'Albufera, mantiene la tendencia positiva de presencia de estas aves que hace años redujeron notablemente su uso como lugar de nidificación.

Así, el número de calamones, avetorillos, pato colorado y focha común, que requieren de ambientes de calidad para nidificar, ha aumentado ligeramente, como respuesta a la mejora, aunque también ligera, de la calidad del agua.

ESTRATEGIAS PARA MEJORAR

"Estos resultados obtenidos permiten evidenciar que el desarrollo de políticas y estrategias territoriales a medio plazo pueden y deben ser exitosas, y suponen un espaldarazo a las políticas de las administraciones de asumir programas más ambiciosos para la mejora del estado de conservación de los ecosistemas acuáticos y la biodiversidad que depende de estos", según han apuntado desde la organización.

Las actuaciones de conservación del litoral realizadas por las distintas administraciones, además de las acciones realizadas en el marco del proyecto Renaturalización de playas para el chorlitejo patinegro, de SEO/BirdLife han permitido que el litoral de l'Albufera haya acogido hasta 63 parejas de chorlitejo patinegro, incrementándose notablemente la población reproductora con respecto a las 44 parejas de media de los últimos cinco años.

Además, se ha podido observar un mayor éxito reproductor, y que más de 50 crías hayan sobrevivido a las primeras 4 semanas de vida, las más críticas para la especie. Todo ello permitirá que un mayor número de aves jóvenes puedan incorporarse a la población adulta y auguren un mejor futuro para la especie en el litoral valenciano.

El espacio protegido de l'Albufera también incluye una franja de espacio marino que se extiende 3 km frente al litoral del humedal en la zona del Raco de l'Olla donde se han censodo 757 parejas lo que evidencia un estancamiento de sus poblaciones, tras el declive sufrido en los últimos años por la falta de recursos en el mar, muy lejos de las 3.500 parejas que se establecían hace menos de una década.

Sin embargo, la gaviota cabecinegra, ha aumentado su presencia, con 690 parejas, la mayor colonia ibérica para la especie, que depende en l'Albufera del alimento que encuentra en las zonas de transición entre arrozales, huerta y cultivos leñosos del perímetro del humedal, lo que pone en valor la necesaria correcta gestión y conservación de estos ambientes.

Para leer más