27 de enero de 2020
6 de septiembre de 2018

La Unió denuncia que la falta de agua afecta en el final de la campaña al correcto desarrollo del arroz

La Unió denuncia que la falta de agua afecta en el final de la campaña al correcto desarrollo del arroz
EUROPA PRESS - ARCHIVO

VALÈNCIA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Unió de Llauradors ha lamentado este jueves que la falta de una dotación "adecuada" de agua está "marcando negativamente el final de la campaña en las zonas productoras de arroz", que afecta en la zona de la Albufera a las variedades con una alta demanda.

Según ha informado la organización agraria en un comunicado, "la sequía que viene atravesando el sector agrario durante los últimos años ha provocado que desde la Confederación Hidrográfica del Júcar se adopten medidas para repartir el agua disponible, correspondiéndole a la zona arrocera una menor dotación de la que venía siendo la habitual y que ha conllevado que se corte el agua para el cultivo antes que en años anteriores".

Esta situación de menor dotación de agua afecta, en la zona de la Albufera, "a dos variedades que se están cultivando en un elevado número de hectáreas, J. Sendra y Argila, salidas del IVIA y con alta demanda en los mercados y culinariamente más apreciadas". La Unió ha explicado que estas dos variedades son "de ciclo más largo" y, por tanto, "se precisa de una mayor dotación de agua para mantener su cultivo hasta el final del ciclo vegetativo".

A todo ello, la organización añade que este año la producción de arroz "se ha visto afectada por la prohibición del uso de determinados fungicidas sin una alternativa efectiva que ha provocado un incremento de la afección del hongo de la Pyricularia, que ha afectado al cultivo de forma muy negativa, con una disminución de la producción".

En referencia a la gestión de la paja del arroz, Enric Bellido, responsable de la Sectorial del Arroz de La Unió, ha indicado que, por fin, "y después de muchos años de falta de voluntad por parte de la administración, esta campaña se ha llegado a un acuerdo con la Conselleria de Agricultura para, de forma ordenada, gestionar la paja del arroz resultante de la siega".

En este sentido, se va a dividir la zona productora en dos zonas donde en una de ellas se sacará la paja o, en su defecto, se incorporará a la tierra y en la otra se eliminarán los rastrojos de forma controlada y ordenada.