1 de diciembre de 2020
24 de agosto de 2006

Valencia.- El Ayuntamiento destaca que en la ciudad se implantaron hace tiempo medidas contra el derroche de agua

VALENCIA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El concejal del Ciclo Integral del Agua del Ayuntamiento de Valencia, Ramón Isidro, destacó hoy que en esta ciudad se implantaron hace tiempo "medidas frente a una posible sequía evitando el derroche de agua". En este sentido, aseguró que Valencia es "la única ciudad de España que dispone de una red de baja presión --una red de agua no potable-- que se obtiene de 36 pozos cuya agua se aprovecha para el riego de jardines, baldeo de calles y fuentes ornamentales".

Recordó, en un comunicado, que a nivel técnico, se utilizan sistemas dotados de la más alta tecnología para la vigilancia y el control de la red de agua potable con el fin de minimizar en lo posible las fugas y optimizar el servicio.

El edil popular se refirió a la reunión mantenida hoy en la sede del PSPV por diferentes alcaldes de esta formación que demandaron al Consell medidas de ahorro y eficiencia de agua. Consideró que ésta ha sido "un encuentro improductivo" que se ha realizado "sólo con el único objetivo de tapar las afrentas y provocaciones continuas" que la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, "está haciendo a los valencianos", dijo.

Así, indicó que las propuestas lanzadas por los alcaldes socialistas en este reunión, no son novedosas porque todas ellas ya se están llevando a cabo en la ciudad de Valencia.

En este sentido, señaló que si los miembros del PSPV "se preocuparan por conocer un poquito lo que estamos haciendo en Valencia, se habrían dado cuenta de que la ciudad dispone de un plan urbano de gestión de sequías desde el año 2001", al tiempo que aseveró que lo que deberían hacer es "plantarse definitivamente y decirle a Narbona que por encima de su condición de militantes socialistas está la de ser valencianos y que no van admitir más que trate de seguir manipulando y despreciando a este pueblo."

Ramón Isidro subrayó que la capital fue "una de las primeras grandes ciudades que lo aprobó en pleno tras la obligación determinada en la Ley del Plan Hidrológico Nacional -Ley 10/2001 de 5 de julio-, desafortunadamente derogada por los socialistas", consideró.

Comentó que este plan fue elaborado y aprobado mucho antes de que lo hiciera la propia Confederación Hidrográfica del Júcar y apuntó que el plan de sequía de Valencia es "complementario al de cuenca que ha redactado la CHJ".

El edil popular añadió que a las medidas anteriormente apuntadas se unen múltiples campañas de concienciación a los ciudadanos sobre un uso sostenible del agua. Aseguró que estas iniciativas están dirigidas, tanto a la ciudadanía en general como a todos los sectores comerciales y productivos de la ciudad.

En esta línea, aludió también a la decisión del Ayuntamiento de valencia de sustituir los contadores con más de 9 años para optimizar al máximo la gestión del consumo de agua. Explicó que el objetivo de esta medida es incrementar la precisión de la lecturas para tener un control mayor del consumo de agua en la ciudad.

Ramón Isidro subrayó que como consecuencia de todas estas actuaciones, Valencia es "una de las ciudades donde el consumo de agua ya está por debajo de la media nacional", al tiempo que recordó que "además, las propias ordenanzas municipales obligan a que cualquier jardín con una extensión superior a 5.000 metros cuadrados disponga de un pozo propio para abastecer su propio riego".

REDUCCION DEL CONSUMO

La ciudad de Valencia ha registrado un ahorro de agua en los seis primeros meses de 2006, frente a lo contemplado en el mismo periodo de 2005, pese al aumento de población producido, según indicaron fuentes municipales.

Los datos de la Concejalía del Ciclo Integral del Agua señalan que de un consumo en el primer semestre de 2005 de 62.366.613 m3, se ha conseguido pasar a 61.660.683 m3 en el mismo periodo de 2006, lo que ha supuesto un ahorro de 705.930 m3 de agua potable.

Asimismo, indicaron que mientras que en junio de 2005 se consiguió un volumen de 11.087.709 m3, se logró en junio de 2006 un consumo de 10.639.657 m3, lo que supone una reducción del 4 por ciento en el consumo de agua potable.