25 de enero de 2021
27 de junio de 2006

Valencia.- La ciudad obtiene banderas azules para tres playas y es galardonada por el Casal d'Esplai y el Racó de l'Olla

VALENCIA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Valencia, María Jesús Puchalt, recibió hoy tres banderas azules para las playas de Pinedo, El Saler y La Devesa y otros dos galardones europeos para el Casal d'Esplai de La Albufera y el Racó de l'Olla, según informaron fuentes municipales.

Pinedo ha logrado este galardón internacional en los últimos tres años, mientras que en El Saler ha ondeado esta bandera en 2004 y 2006. En La Devesa disfrutan de este reconocimiento ininterrumpidamente desde el año 1993.

La Bandera Azul es un galardón y un sistema de certificación de la calidad ambiental creado y gestionado por la Fundación para la Educación Medioambiental (FEE) desde 1987 y que reconoce la calidad de las playas en el ámbito de la Unión Europea. La Comunitat Valenciana ha obtenido 106 banderas azules, de las que siete son nuevas, y una de ellas corresponde a la playa de El Saler.

El acto estuvo presidido por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y asistió el conseller de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, así como por alcaldes y concejales de los municipios premiados. Para obtener este galardón, implantado en 45 países de cuatro continentes, se realizan más de 10.000 analíticas a través de un jurado nacional e internacional.

Tras recibir las banderas, María Jesús Puchalt destacó su "satisfacción" y aseguró que "seguiremos trabajando por las playas en una clara apuesta por la sostenibilidad". Igualmente, la concejala apuntó que "no somos herederos de las playas, sino que son un préstamo de cara a las generaciones futuras", según indicaron fuentes municipales.

Además, María Jesús Puchalt subrayó que el objetivo municipal es que "las banderas hagan banderas, es decir, que nuestras playas con Bandera Azul atraigan usuarios preocupados por la mejora del medio ambiente y que evidentemente colaboren en tratar las playas de su población para que se merezcan una Bandera azul".

ADEAC es el miembro responsable para España de la FEE y su objetivo es favorecer a nivel internacional la información y la educación para la sostenibilidad. Las playas son un recurso natural, susceptibles de diferentes tipos de uso, en cualesquiera de ellos deben utilizarse teniendo en cuenta la fragilidad de los ecosistemas de que forman parte, y deben gestionarse como un recurso no renovable.

La playa turística deberá tener un elevado nivel medioambiental, cumpliendo con los estándares más exigentes de calidad e higiene de sus aguas y sus arenas, evitando los impactos negativos sobre el ecosistema, pero también deberán estar provistas de servicios que las hagan accesibles y utilizables para todos en condiciones de seguridad y procurando proporcionar la máxima satisfacción.

El galardón se ha convertido en un símbolo que identifica entornos litorales limpios y seguros, utilizados para el ocio, navegación, paseo, estudio de la naturaleza, disfrute del sol y diversión en la playa. "La Bandera Azul sólo se otorga a las playas escogidas unánimemente por el Jurado Internacional de la Campaña de Bandera Azul, en el que la FEE y la Comisión de las Comunidades Europeas están representadas", señalaron las citadas fuentes.

Se trata de elevar el grado de la concienciación ciudadana y la acción de las autoridades sobre la calidad del entorno de las playas y puertos de Europa y en particular la calidad de las aguas del baño. Al proporcionar el galardón de Bandera Azul de Europa, se obtiene un símbolo europeo de reconocimiento y emulación a aquellas playas y puertos que alcanzan los niveles de calidad ambiental y que buscan un equilibrio entre el uso del recurso natural y el respeto del entorno.

Se tiene en cuenta la calidad de las aguas, "en función de los parámetros microbiológicos y físico-químicos, así como el cumplimiento de los requisitos establecidos en la directiva comunitaria de aguas residuales urbanas y la ausencia de vertidos industriales". También se ha de preservar el cumplimiento de la legislación ambiental sobre el litoral, planificación y gestión, además de trabajar en la limpieza y los servicios relacionados con la sanidad y seguridad de los usuarios y ofrecer información y educación medioambiental en paneles informativos en las playas, concluyeron las mismas fuentes.