29 de enero de 2020
  • Martes, 28 de Enero
  • Lunes, 27 de Enero
3 de junio de 2009

Yesim Ustaoglu, directora de 'La caja de Pandora': "Las relaciones humanas se están rompiendo"

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

"Las relaciones humanas se están rompiendo". Este es el desalentador diagnostico de Yesim Ustaoglu, directora de 'La caja de Pandora', película ganadora de la Concha de Oro en el último Festival de San Sebastián y que se estrena el próximo 12 de junio. "La modernidad transformó a los humanos en gente más conformista, solitaria y menos fiable. La honestidad y pureza se están perdiendo", afirma.

En 'La caja de Pandora' tres hermanos de unos cuarenta años reciben la noticia de la desaparición de su madre, la anciana Nusret (Tsilla Chelton), que vive en una aldea de montaña en la costa del Mar Negro. Nesrim (Derya Alabora, ganadora de la Concha de Plata a la mejor actriz), Güzin (Ovül Aykyran) y Mehmet (Osman Sonant) parten en su búsqueda, aparcando momentáneamente sus problemas y, una vez juntos, la tensión existente entre ellos desborda, como si se hubiera abierto la Caja de Pandora.

Los tres se ven obligados a reflexionar sobre sus propios defectos. El hijo de Nesrim y Faruk (Tayfun Bademsoy), el adolescente Murat (Onur Ünsal), por su parte, empieza a salir de su mundo, incomprendido por sus padres, cuando se da cuenta, antes de los adultos de su familia, de lo que su abuela (enferma de Alzheimer) desea realmente con la desaparición.

"No es exactamente biográfico, pero me inspiré en situaciones de mi familia y amigos", explica Ustaoglu, también guionista y productora. "La gente se acerca a mí para decir que ha vivido situaciones parecidas", subraya la también creadora de 'Journey to the sun', ganadora del premio a la Mejor Película Europea en el Festival de Berlín de 1999.

"NADIE QUIERE OCUPARSE DE LOS ANCIANOS"

"Ni Europa ni ningún otro lugar está preparado para lidiar con el envejecimiento de la población, eso es aún un gran reto. Las relaciones familiares están rotas, hay mucha gente viviendo sola y nadie quiere ocuparse de la gente mayor, lo que genera un gran problema social", sentencia para recordar que muchos ancianos, como la protagonista de la película, prefieren estar en casa que en hospitales o asilos.

La relación entre adolescentes y ancianos también cobra protagonismo en la película. "Siempre he observado estas dos generaciones y es interesante cómo a veces un adolescente se lleva mejor con su abuela de que con sus padres. Hay una comprensión más grande y ellos tienen sus secretos".

Asimismo, la directora hace hincapié en que la película quiere enseñar más que las relaciones familiares, el hecho de que "la sociedad está perdiendo sus ideales y objetivos" y que al personaje joven le atrae que su abuela sea la única en la historia que sabe lo que quiere de verdad. "Ella tiene un objetivo poderoso", afirma.

Respeto al reparto, Ustaoglu explicó que eligió a Tsilla Chelton, que es francesa, porque no le convenció ninguna otra anciana turca. "Ella es fantástica, tiene un gran poder y aprendió muy rápido el texto en turco. Era como nuestra abuela de verdad", reveló sobre la intérprete de 90 años. La directora también destacó el trabajo del joven Onur Ünsal ("fue el primero en ser elegido, me gustó a la primera"), Derya Alabora ("una gran actriz en Turquía") y los actores de teatro Ovül Aykyran y Osman Sonant, que debutaron en la gran pantalla con esta producción.

Admiradora de Buñuel, la realizadora contó también que hace algunos años hizo un test con la actriz española María Galiana para una película, pero que el idioma resultó ser un obstáculo. "Es una gran actriz", puntualiza.