17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • Martes, 15 de Octubre
  • 14 de noviembre de 2014

    Crítica de Dos tontos todavía más tontos: El poder de la nostalgia

    • Crítica de Dos tontos todavía más tontos: El poder de la nostalgia
    UNIVERSAL

        MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS - Israel Arias)

       Jim Carrey y Jeff Daniels vuelven a enfundarse el traje de mentecatos en Dos tontos todavía más tontos, secuela en la que 20 años después los hermanos Peter y Bobby Farrelly resucitan a dos de sus personajes más exitosos y tronchantes: Lloyd Christmas y Harry Dunne.

       Han pasado dos décadas, pero ellos no mejoran. Lloyd y Harry, Harry y Lloyd siguen tal y como eran en aquel 1994, con más arrugas y más kilos, pero el mismo sentido común, es decir... ninguno. Su nueva aventura llevará a estos dos mentecatos a emprender un viaje en busca de la hija de Harry, una joven de casi 20 años a la que deben convencer para que done un riñón a su padre al que nunca ha visto.

       Rocambolesco leitmotiv -tal y como corresponde a la fama de Lloyd y Harry- para un regreso que, tras un arranque bastante prometedor, dista mucho de estar a la altura del divertido carrusel de chorradas, geniales groserías e irreverentes tontunas que fue la película original.

    Previa YoutubeCargando el vídeo....

    LLOYD Y HARRY, DE CHARCO EN CHARCO

       Los excesivos 110 minutos de Dos tontos todavía más tontos nos dejan a un par cincuentones intentando descarrachar al personal mientras saltan de charco en charco pero que acaban empantanados en una historia forzada, falta de ritmo y que, tras sus primeros 20 minutos, cuenta con tan solo un escaso par de gags capaces de provocar una sincera carcajada.

       ¿Vale entonces la pena desempolvar un cadáver tan entrañable? Puede que sí. Puede que el intento de los Farrelly de revivir a estos dos descerebrados sea totalmente lícito e incluso lógico en estos tiempos de remakes, precuelas y secuelas. Todo eso es cierto, y vaya por delante que tampoco hablamos de un intocable tótem del celuloide, pero Dos tontos todavía más tontos deja esa sensación de ser una de esas películas que deberían estrenarse con la etiqueta de 'Solo apta para nostálgicos'.