25 de octubre de 2020
22 de septiembre de 2020

La apertura del centro del Instituto Cervantes en Los Ángeles en 2021, en riesgo por la crisis del coronavirus

La apertura del centro del Instituto Cervantes en Los Ángeles en 2021, en riesgo por la crisis del coronavirus
El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero - RICARDO RUBIO - EUROPA PRESS - ARCHIVO

García Montero califica de "muy difícil" la situación tras gastar por primera vez en años el remanente para cerrar 2020

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha alertado de que la apertura "muy avanzada" del nuevo centro en Los Ángeles está en riesgo debido a la crisis generada por la pandemia del coronavirus, que ha dejado a la institución en una situación "muy difícil".

"Si esto sigue así no podríamos poner en marcha proyectos que nos ilusionan mucho y que hemos integrado en los presupuestos para 2021, como es la apertura del centro de Los Ángeles. Eso tendríamos que paralizarlo y me dolería mucho", ha lamentado en una entrevista con Europa Press el director del Cervantes.

El Gobierno ya alertó en una respuesta escrita de la "complicada" situación económica del Cervantes, en un momento en el que la institución todavía no se ha "recuperado de los recortes" del año 2013, con una reducción de 30 millones de euros en el importe de las transferencias del Estado.

"Somos una institución de Estado con los problemas de Estado en una crisis provocada por una pandemia. Pero por otro lado somos como una empresa que se ha visto obligada a cerrar buena parte de su producción en el mundo", ha explicado García Montero respecto a su actual situación económica.

Así, los nuevos centros podrían ser los primeros perjudicados por estas pérdidas económicas, toda vez que en el 2020 se ha podido finalmente abrir uno en Dakar. "Tenemos la experiencia de que por cada euro que invertimos se recuperan cuatro euros y por ello abrir los centros sería un refuerzo de autofinanciación importante", ha señalado.

En el caso de Los Ángeles, además, García Montero añade que sería "más importante" puesto que en Estados Unidos "han surgido algunas corrientes racistas apoyadas por distintos sectores que han querido hacer del español una lengua de pobres, para así perseguir a los hispanoamericanos".

El Cervantes cuenta con 86 centros distribuidos en 45 países. Además de Los Ángeles, también están pendientes nuevos centros en Corea --previsto para 2021, aunque no ha sido incluido finalmente en los presupuestos para ese año por la crisis-- o un centro autónomo en Gibraltar, "a la espera de lo que pase en las negociaciones del 'Brexit'".

El pasado mes de abril, el Cervantes estimaba en 28 millones de euros las pérdidas que podía generar la pandemia en 2020, previsiones que se han reducido ligeramente --"ahora podrían ser algo más de 20 millones de euros", según García Montero-- dada la reapertura de varios centros que habían sido golpeados previamente en otros países.

No obstante, García Montero cree que finalmente se "hará pie" en este ejercicio del 2020 gracias a la "comprensión" del Ministerio de Hacienda, que ha permitido gastar por primera vez en años el remanente acumulado --en torno a los 12 millones de euros--. "Desde que estoy aquí esa autofinanciación no se podía gastar y ahora el acumulado ha servido para consolidar las pérdidas previstas para 2020", ha defendido el directivo, reconociendo que el gasto será de la totalidad del remanente.

Los motivos de la reducción en la estimación de pérdidas podría venir del mantenimiento del número de matrículas en los centros --tan solo una bajada del 12%--, aunque en muchos casos serán no presenciales. "Hemos tenido que hacer una campaña de rebajas y ofertas, porque no se puede cobrar lo mismo una matricula presencial que digital. Por eso, las pérdidas no serán solo del 12%", ha añadido.

LOS RECORTES DE PLANTILLA, MEDIDA "INJUSTA"

Para afrontar el nuevo ejercicio, ha reclamado el apoyo de nuevos presupuestos y "quizás algún tipo de ayuda especial" como la que el Gobierno alemán ha tenido con el Goethe. García Montero ha reconocido que otras medidas como el recorte de plantilla serían "muy difíciles de asumir".

"La plantilla del Cervantes ya ha sufrido muchos recortes, se han perdido muchas plazas y ahora estamos un poco haciendo el trabajo de donde antes había cuatro, ahora hay dos. Creo que el Instituto no podría asumir un castigo a su plantilla y sería injusto", ha concluido.