3 de junio de 2020
3 de abril de 2020

El Cervantes reanuda la actividad en sus centros de Pekín y Shanghái de manera "paulatina"

El Cervantes reanuda la actividad en sus centros de Pekín y Shanghái de manera "paulatina"
Grabación de un capítulo de El Quijote en la Biblioteca Miguel de Cervantes de Shanghái - INSTITUTO CERVANTES

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Cervantes ha anunciado que los centros de Pekín y Shanghái han empezado a reanudar su actividad de manera "paulatina" con la "incorporación presencial de algunos de sus trabajadores", tras el cierre a causa de la pandemia del coronavirus, según ha señalado este viernes en un comunicado.

En concreto, una docena de empleados o colaboradores del Cervantes pekinés han vuelto a sus puestos, si bien el centro se mantiene aún cerrado al público, mientras que la sede Shanghái, la Biblioteca Miguel de Cervantes, ya abre dos días a la semana, atiende previa cita y los socios de la biblioteca pueden devolver y pedir prestados libros. No obstante, aún no se permite el acceso del público debido a las medidas de control que mantienen las autoridades sanitarias para "evitar repuntes en los contagios del Covid-19".

Pekín y Shanghái tenían prevista su reapertura el pasado 31 de enero, una vez concluidas las vacaciones de Año Nuevo en China, pero se tuvo que retrasar "por la grave emergencia sanitaria que después acabaría extendiéndose por todo el mundo". Las actividades docentes, culturales y bibliotecarias fueron canceladas o aplazadas, y se diseñaron programas alternativos online.

La enseñanza de español en el Cervantes de Pekín pasó a realizarse online a través de la plataforma ZOOM, una herramienta que se implementó hace unas semanas y, a corto plazo, el centro prevé seguir reforzando las clases por internet para compensar la docencia presencial suspendida, así como ofertar descuentos promocionales a los alumnos de español.

Tal y como señala el Cervantes, los cursos para niños han sido lo más afectados por el cierre y la imposibilidad de impartir clases presenciales, debido a la corta edad del alumnado, la dinámica docente específica para estos grupos y los requerimientos técnicos, por lo que hasta que no se reabra el centro con normalidad, no se podrán impartir en su totalidad.

Las demás modalidades de cursos han experimentado un progresivo incremento de reanudaciones, sobre todo los cursos de fin de semana, y además, el centro de Pekín ha convocado y abierto hasta el momento ocho cursos nuevos, de los cuales tres son intensivos de la oferta general, y cinco son particulares.

En cuanto a la biblioteca, que lleva el nombre de Antonio Machado, se prepara para la "pronta apertura al público con garantías de seguridad" para el personal, alumnos y usuarios, siguiendo las recomendaciones de la Biblioteca Nacional de China. Entre otras medidas, se ha ampliado el plazo de devolución de libros, se han suspendido las sanciones por los retrasos y se ha ampliado la caducidad del carné.

SHANGHÁI: TURNOS Y CITA PREVIA Por su parte, Shanghái ha comenzado a abrir al público dos días a la semana, si bien se atiende a los visitantes previa cita y para determinados asuntos. Parte de los empleados se incorporaron el pasado miércoles 1 de abril a la Biblioteca Miguel de Cervantes, ubicada en el Consulado de España en Shanghái. Su trabajo presencial, organizado por turnos, se centra en el funcionamiento administrativo interno. Atienden incidencias y gestionan asuntos relacionados principalmente con el diploma oficial de Español DELE y con el certificado de español SIELE.

La biblioteca del centro ha empezado a recuperar el servicio de préstamo y devolución de libros por los socios (con medidas de desinfección) aunque por el momento la lectura en sala sigue cerrada.

Entre las actividades destacables que mantiene el Cervantes en Shanghái a través de internet, cabe citar el evento literario Crónicas del Coronavirus, en el que seguidores hispanohablantes (chinos o de cualquier nacionalidad) envían relatos en torno al Covid-19. También, la proyección en redes sociales chinas del vídeo de Isabel Coixet Las golondrinas de la villa, con texto de Rosa Maria Sardà traducido al chino.