28 de enero de 2021
27 de junio de 2006

Las Cortes Generales rinden un emotivo homenaje a Francisco Ayala y destacan su faceta como letrado

Las Cortes Generales rinden un emotivo homenaje a Francisco Ayala y destacan su faceta como letrado

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Salón de Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados acogió hoy el acto de entrega de las Medallas del Congreso y del Senado al escritor y académico Francisco Ayala, a quien de esta forma rinden homenaje coincidiendo con el año de celebración de su centenario. El Presidente del Congreso, Manuel Marín y por el Presidente del Senado, Javier Rojo, hicieron hincapié en la faceta menos conocida de letrado del homenajeado.

Manuel Marín, quien señaló que "faltaba el reconocimiento público de las Cortes Generales", recordó en su intervención que Ayala fue nombrado funcionario del Congreso de los Diputados, tras aprobar la correspondiente oposición, el 25 de junio de 1932, siendo Presidente del Congreso, Julián Besteiro. El escritor recibió entonces el nombramiento de oficial de Secretaría y jefe de negociado de primera clase. Durante su etapa en la Cámara Baja estuvo, entre otros destinos, en la Biblioteca y en la Depositaría de Fondos del Congreso.

Tal y como explicó Marín, Francisco Ayala ocupó distintos puestos en el Parlamento de la República. Una orden de 10 de marzo de 1939 lo separó del servicio activo al que reingresó el 25 de noviembre de 1975, alcanzando la edad de jubilación en 1976.

Asimismo, el presidente del Congreso aludió al exilio del escritor y señaló que, en un momento convulso para la historia de España, "Ayala fue capaz de encontrar su sitio, de crecer, de producir y de seguir aportando ideas, trabajando como docente en prestigiosas universidades, creando revistas y, sobre todo, publicando". Finalmente, elogió el "entusiasmo y vitalidad" del ensayista y pensador y le agradeció "su generosidad en ideas y en hechos".

Por su parte, el presidente del Senado, Javier Rojo, destacó la "dignidad y generosidad" de Ayala y su "vida entregada de diferentes maneras a la nobleza constructiva que nuestra democracia tanto necesita".

FUERA DE JUEGO

A continuación, el escritor tomó brevemente la palabra para agradecer "la buena voluntad de quienes se encuentran en el centro de la vida activa" y confesó hallarse ya "fuera de juego", "jubilado no sólo del empleo sino casi también de la vida".

Ayala pronunció estas palabras con una gran emoción que le obligó a detenerse en algún momento mientras recibía el aplauso de los asistentes. El académico evocó "con melancolía", los "días remotos" en los que se incorporó al cuerpo de letrados de las Cortes y el sentimiento de "mutua estimación y respeto que, pese a las terribles circunstancias sobrevenidas en aquellos años en España, nunca pudo quebrantarse ni romperse", dijo. "Nunca olvidaré la manera en que pudimos algunos de nosotros superar las pruebas estremecedoras, a veces muy siniestras, de aquellos momentos", agregó.

EXPOSICIÓN EN GRANADA Y MADRID

Tal y como indicó Manuel Marín, Ayala ha autorizado al archivo del Congreso para que los investigadores puedan acceder a su expediente personal y de cuyos documentos más relevantes se realizará una exposición (titulada 'Francisco Ayala el escritor en su siglo') en el Rectorado de la Universidad de Granada entre el 19 de julio y el 10 de septiembre y posteriormente en la Biblioteca Nacional, desde septiembre hasta el 12 de noviembre.

En el acto de hoy, Francisco Ayala recibió un facsímil de la revista 'Política', en la que participó con sus artículos desde Berlín y en los que analizaba el ascenso del nazismo.

Acompañaron al homenajeado políticos e intelectuales entre los que cabe citar al director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha; el poeta Luis García Montero; el presidente de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, José García Velasco; los diputados Carmen Alborch, Gaspar Llamazares y Celia Villalobos; el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra; el expresidente del Senado, Juan José Laborda; y el eurodiputado José María Gil Robles.