24 de octubre de 2020
29 de septiembre de 2020

La Fundación Mapfre rescata la mirada de Lee Friedlander al "caos" de la sociedad americana

La Fundación Mapfre rescata la mirada de Lee Friedlander al "caos" de la sociedad americana
Una de las fotografías de la exposición de Lee Friedlander en la Fundación Mapfre - LEE FRIEDLANDER / FUNDACIÓN MAPFRE - ARCHIVO

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La exposición 'Lee Friedlander' que alberga la Fundación Mapfre desde el próximo 1 de octubre hasta el 10 de enero de 2021 en sus salas de Recoletos de Madrid hace un recorrido cronológico completo por la obra del prestigioso fotógrafo que ha sabido retratar el "caos" de la sociedad americana.

Este trabajo, que casi siempre agrupa en series y conjuntos de fotografías que desarrolla a lo largo de varios años, incluye imágenes desde la década de los 60 hasta la actualidad. En la exposición se subraya la importancia de estos proyectos, que, con frecuencia, se concretan en libros, otra de sus pasiones: 'The Little Screens', 'The American Monument' o 'America by Car', entre otros.

Pero también se muestran asociaciones temáticas o estilísticas que agrupan cerca de trescientas cincuenta fotografías entre retratos, autorretratos, fotografías familiares, naturaleza o paisaje urbano. Entre estas se incluyen diecisiete pertenecientes a las Colecciones Fundación Mapfre, además de otros materiales --como vinilos de jazz y alrededor de cincuenta publicaciones--.

Desde su llegada a Nueva York hasta 1970, el trabajo que Lee Friedlander desarrolla por encargo le obliga a viajar en automóvil por todo el país, lo que redunda en su trabajo más personal y artístico.

Los años sesenta son de una prolífica producción, en la que abundan los retratos de músicos de jazz (realizados por encargo de Marvin Israel, director de la discográfica Atlantic Records) y las únicas muestras de fotografías a color que encontramos a lo largo de toda su trayectoria.

Además, Friedlander, apasionado de la música, visita Nueva Orleans en numerosas ocasiones, retratando la vida y la cultura de la ciudad en imágenes que recoge posteriormente en tres de sus libros: 'The Jazz People of New Orleans', 1992, por el que obtuvo su primera beca Guggenheim, 'American Musicians', 1998 y 'Playing for the Benefit of the Band', 2013.

Durante los años setenta Friedlander va depurando su lenguaje, en una organización del espacio que resulta menos caótica. En Albuquerque, Nuevo México, 1972, todos los objetos se contemplan con la misma nitidez, incluso aunque algunos estén más lejos que otros, como si el fotógrafo hubiera encontrado 'el encuadre decisivo', emulando a Cartier-Bresson y su 'instante decisivo'.

RETRATOS DE FAMILIA

Los retratos de familia tienen un acercamiento algo distinto. Se trata de imágenes familiares que aparentemente podrían haber sido tomadas por cualquiera de nosotros, pero muestran el mayor cariño y respeto, lo que no quiere decir sentimentalismo. 'Maria, Las Vegas, Nevada', 1970, es una de las imágenes más conocidas de su esposa, con la que convive desde hace más de sesenta años.

En 1990 Lee Friedlander cambia su 35mm por otra de medio formato, tras haber probado con distintas cámaras panorámicas para poder capturar la inmensidad del desierto de Sonora, que deseaba fotografiar.

El artista había crecido en las montañas, en el oeste y, aunque es más conocido por sus imágenes de paisaje urbano, buena parte de su producción se centra en la naturaleza y sus formas, así como en el paisaje agreste.

Hay varios proyectos de Friedlander que tienen el mundo orgánico como protagonista. Algunos de ellos fueron desarrollados durante años, mientras que otros se materializaron en poco tiempo.

En 1981 realizó 'Flowers & Trees' y, un poco más adelante, 'Cherry Blossom Time in Japan', en el que recoge imágenes de sus viajes a este país con los cerezos florecidos en primavera.

Desde el año 2000, a partir del cual Friedlander utiliza de forma habitual su nueva cámara de medio formato, los motivos que captura adquieren mayor entidad y los espacios se hacen más abarcables, gracias al formato cuadrado de la Hasselblad.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Cultura