15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 13 de enero de 2010

    Miró reabre su sala octogonal

    Miró reabre su sala octogonal
    SUCCESSIÓ MIRÓ

    BARCELONA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Fundación Joan Miró de Barcelona reabrirá mañana la sala octogonal para alojar 17 obras sobre papel donadas por la familia, cuyo miembro, Emili Fernández Miró --nieto del artista-- aseguró ante algunos medios que la nueva sala le gustaría a su abuelo, porque "parece la cueva donde meditaba San Juan de la Cruz", por el que Miró sentía devoción.

    El sistema de iluminación variable tiene mucho que ver con esa impresión, y es que tiene en cuenta los criterios de conservación del papel, tan rigurosos que estas obras de Miró eran poco conocidas porque no se habían expuesto casi nunca, para protegerlas.

    La sala octogonal, que hasta ahora no revelaba su forma original y acogía el tríptico de 'La esperanza del condenado a muerte' --obra que ahora se guarda en los fondos de la fundación--, muestra ya 15 de las piezas nuevas, mientras que las otras dos novedades se incluyen en otras salas por motivos de cronología: 'Personajes sobre fondo rojo' (1939) y 'Personaje' (1934).

    Según Fernández Miró, la selección de piezas se hizo de acuerdo con los directivos de la fundación y teniendo en cuenta las dimensiones de la sala, por lo que se limitaron a 17 piezas "como inéditas" porque sólo se habían expuesto en el Centro Georges Pompidou en 1978.

    "Miró estaría contento de este lugar íntimo" que le han proporcionado a sus obras, como 'Mujeres, pájaros, estrellas' (1942), 'Mujer delante del sol' (1942), 'Mujer sentada' (1931) y 'Dibujo-collage' (1933).

    El papel fue uno de los materiales que Miró usó de forma más constante y en todas sus variantes, desde el papel de lija hasta el cartón y los papeles reciclados.

    La Generalitat colabora en la remodelación de la sala octogonal, y el conseller de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manuel Tresserras, aseguró en rueda de prensa que la oferta cultural de Catalunya no podría tener el nivel que tiene si no fuese por entidades como la Fundación Miró.