30 de octubre de 2020
19 de abril de 2018

Rafael Sánchez lleva 'Tiempo de silencio' al teatro:"El sistema sigue por encima de la mujer igual que en el franquismo"

Rafael Sánchez lleva 'Tiempo de silencio' al teatro:"El sistema sigue por encima de la mujer igual que en el franquismo"
TEATRO DE LA ABADÍA

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Rafael Sánchez llevará una adaptación de 'Tiempo de silencio' (1962), la novela de Luis Martín-Santos, al Teatro de la Abadía que podrá verse del próximo 26 de abril al 3 de junio para representar, a través de siete narradores que hacen las veces de varios personajes cada uno, la historia del científico Don Pedro que, mientras lleva a cabo experimentos con ratas para indagar en el aspecto hereditario del cáncer, recorre los escalafones sociales de la sociedad madrileña a comienzos del franquismo.

"Al personaje le pasan y ve cosas que todavía no han cambiado hoy en día como la situación de las mujeres y la violencia de género --ha relatado el director en una entrevista con Europa Press--. La supervivencia del sistema sigue estando por encima de la mujer, quien que sufre una violencia de género que está tan metida en la estructura del sistema que lo que se ve es solo la punta del iceberg".

En este sentido, el dramaturgo ha criticado que se mantenga un Estado que "solo se preocupa por sí mismo" en lugar de interesarse por el "bien común" de los individuos, a los que deja "sin protección" a la hora de "cuidar de sí mismos" o de enfrentarse a unos problemas que por "no son capaces de solucionar solos".

En concreto, Sánchez ha lamentado que estas "estructuras" bajo las que viven los individuos, "no dejan salir a las mujeres" para desarrollarse, al tiempo que les dificultan el acceso al trabajo tras la maternidad, unos salarios igualitarios o el ascenso a puestos de dirección.

"Las mujeres en la novela lo pasan falta y salen siempre mal paradas, o las matan o casi pero siempre son víctimas de la violencia de género y eso es un tema que mostramos cómo era antes y cómo es ahora", ha apuntado.

A la hora de adaptar la novela a la escenografía del teatro, el dramaturgo ha explicado que la obra de Martín-Santos tiene "un lenguaje de censura" propio de la época, en el que, a través de ironías, información entre líneas y dobles sentidos, reside "la riqueza de la novela".

Por ello, en su propuesta, Sánchez ha señalado que esta parte de la historia se cuenta a través de los personajes que se van poniendo en el papel de narradores con el objetivo de que no se pierda "lo más bonito" de la obra como son las descripciones que buscan evitar la censura. "Eso nos da la posibilidad no perder mucho la tonalidad de la novela para quedarnos muy cerca del idioma de Martín-Santos", ha añadido.

Así, Sergio Adillo es Don Pedro; Lola Casamayor es la Matriarca, Doña Luisa y la bailarina de la verbena; Julio Cortázar es Martías y Cartucho; Roberto Mori es Amador, el funcionario de la cárcel y un cliente del burdel; Lidia Otón es Dora, Charo, Ricarda, la mecanógrafa de la cárcel y la directora del laboratorio; Fernando Soto es el Muecas, Similiano, un funcionario de la cárcel y un cliente del burdel y Carmen Valverde es Dorita, Florita y una prostituta del burdel, mientras que todos los actores hacen las veces de narradores.

Con este montaje, el Teatro de La Abadía completa su ciclo sobre la Memoria Histórica que incluye los espectáculos 'Unamuno: venceréis pero no convenceréis' y 'Azaña, una pasión española'.

Para leer más