21 de mayo de 2019
  • Lunes, 20 de Mayo
  • 5 de agosto de 2008

    Valladolid muestra 23 esculturas del Museo Nacional pertenecientes a Gregorio Fernández y Alonso Berruguete

    Valladolid muestra 23 esculturas del Museo Nacional pertenecientes a Gregorio Fernández y Alonso Berruguete
    EP

    VALLADOLID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 23 esculturas de pequeño tamaño, procedentes de los fondos del Museo Nacional de Escultura-Colegio de San Gregorio y de autores como Gregorio Fernández, Alonso Berruguete y pertenecientes a la Escuela Castellana, se exponen hasta el 2 de septiembre en la sala del palacio de Pimentel de Valladolid, sede de la Diputación provincial.

    Las obras, que se muestran bajo el título 'La escala reducida', están realizadas con diferentes materiales como cera, alabastro, bronce, marfil o barro, además de la tradicional madera policromada.

    Muchas de las esculturas expuestas proceden también de la Escuela Andaluza, así como de América o Filipinas. Una de las características más destacadas de estas obras es que poseen mejores acabados que otras de mayor tamaño por el hecho de ser más pequeñas.

    Esta exposición, que cierra un fructífero ciclo de exposiciones iniciadas en el verano de 2003, ofrece una selección de ejemplos escultóricos conservados en el Museo Nacional de Escultura, desde una tardía etapa medieval hasta el siglo XVIII.

    JOYAS ESCULTÓRICAS

    Gracias a la muestra 'La escala reducida' estas piezas han sido restauradas y estudiadas, lo que facilita la difusión de estas joyas escultóricas fuera de su entorno habitual como es el Museo Nacional de Escultura de Valladolid y permite a los ciudadanos disfrutar de verdaderas maravillas de pequeño tamaño pero de gran calidad.

    Algunas de las obras llegaron al Museo en los primeros momentos de su historia, procedentes de los conventos desamortizados, mientras que otras han sido incorporadas en los últimos doce años, con el fin de obtener una muestra completa y variada de la escultura realizada en España.

    La iniciativa de realizar exposiciones temporales con fondos del Museo se puso en marcha en el verano de 2003, mediante un acuerdo entre el Ministerio de Cultura y la Diputación de Valladolid, que surgió tras la ocupación del palacio de Villena con la exposición permanente del Museo mientras se realizaban obras en la sede principal, situada en el Colegio de San Gregorio.