3 de marzo de 2021
4 de abril de 2008

El escritor José Luis Olaizola dibuja un semblante desconocido de Godoy en su novela 'Dos de mayo de 1808'

El escritor José Luis Olaizola dibuja un semblante desconocido de Godoy en su novela 'Dos de mayo de 1808'
EP

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El escritor José Luis Olaizola dibuja un semblante desconocido de Manuel Godoy en su última novela 'Dos de mayo de 1808' (Ediciones B), basado en los días previos al Levantamiento. El escritor donostiarra admitió hoy durante su presentación en Madrid, que el libro tiene una cierta intención de reparar la mala imagen de un personaje sobre el que se ha vertido demasiada historiografía.

Olaizola acudió a la presentación de la mano de su amigo, el vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Jaime Mayor Oreja quien resaltó que la novela permite al lector acercarse a los personajes históricos "alejándole de los estereotipos que marcan las modas y que los etiquetan como buenos o malos". Mayor Oreja defendió que la nación española existía ya "mucho antes de este Levantamiento".

El escritor de 'La guerra del general Escobar' (Premio Planeta 1983) sostuvo que la idea de centrar una novela en este personaje se la propusieron, pero le permitió volver a descolgar a personajes que la historia parece que ha momificado y poder darles vida y presentarlos como humanos para acercarlos al lector. Olaizola, que no se considera autor de ensayos sino de novelas y ficción, comentó citando a Hugh Thomas que tal vez la novel podría ayudarnos a comprender mejor la historia. "Creo que la figura de Godoy ha sido muy maltratada y sólo se han grabado de él sus errores; tal vez la gente no sepa que fue el precursor de la Escuela de Caminos , entre otras iniciativas", dijo.

Manuel Godoy me parecía un personaje interesante que en pocos años pasó de la guardia de Corps a Mariscal y Príncipe de la Paz, lo que hizo que sus coetáneos lo percibieran como un encantador de serpientes y que sus enemigos vertiesen escándalos que lo relacionaban con la mujer del rey Carlos IV. Para ello, el escritor explicó que optó por crear un personaje coetáneo que narrase en primera persona sus memorias a través de las cuales se pudiese acercar a la Corte de Aranjuez y a la de Madrid.

MOTÍN POPULAR

La novela se centra en un "triste episodio" de la historia de España que dio lugar a una guerra de seis años pero que, según el escritor, supuso la "reafirmación de una nación que se resistía a ser sojuzgada". Por otra parte, Olaizola quiso resaltar que Godoy "no fue el único que vio en un momento dado con buenos ojos a Napoleón". Frente a la corrupción de la corte de Carlos IV, tanto el clero como los liberales y la masonería aplaudieron al emperador francés.

Sin embargo, destacó que fue el general francés Murago quien aprovechó una manifestación de mujeres en la plaza de la Armería de Madrid para mostrar su valía a Napoleón. Murago ordenó una matanza sin precedentes contra estas 400 personas. Como antes se decía, "los Borbones no se merecían el levantamiento popular a favor de España, pero los franceses sí que se merecieron el trato que se les dio". Según Olaizola las mujeres jugaron un papel importantísimo en el triunfo español contra los más de 100.000 soldados franceses en España.

DESMENTIR MITOS HISTÓRICOS

En contra de lo que la cultura popular cree, Olaizola defendió que Godoy nunca llegó a ser amante de la reina María Luisa, entre otras cosas, "porque sus 14 hijos tenían rasgos absolutamente borbónicos y porque el propio rey demostraba un gran aprecio y estima por él".

En cuanto a la actitud distante de Fernando VII en la contienda, Olaizola comentó que no era una persona demasiado concienciada con el conflicto real y decidió optar por el absolutismo como solución a los problemas.

Por otra parte, el escritor opinó que José Bonaparte, hermano del emperador francés, probablemente no hubiese sido un mal rey para España. De hecho incluso el propio Godoy lo prefería a los Borbones. La figura del mal apodado 'Pepe Botella', "ya que no le gustaba beber", fue defendida en una apología escrita por el psiquiatra y escritor Vallejo-Nájera, en 'Yo, el Rey' (1985). Junto a este escritor, Olaizola publicó uno de sus libros más vendidos 'La puerta de la esperanza'.

Finalmente, apuntó que le gustaría mucho escribir otra novela sobre Luis Candelas para reivindicar otro personaje maltratado por la historia. "Candelas era un bandido que nunca mató a nadie, sólo robaba a los ricos y acabó siendo aguillotinado, sin merecerlo, por razones políticas", concluyó.