15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 15 de octubre de 2019

    Fernando del Rey presenta 'Retaguardia roja': "No estamos libres del pasado, fíjate lo que está pasando en Cataluña"

    Fernando del Rey presenta 'Retaguardia roja': "No estamos libres del pasado, fíjate lo que está pasando en Cataluña"
    Fernando del Rey presenta 'Retaguardia roja': "No estamos libres del pasado, fíjate lo que está pasando en Cataluña"GALAXIA GUTENBERG - ARCHIVO

       MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

       Fernando del Rey ha publicado su más reciente libro 'Retaguardia roja' (Galaxia Gutenberg), una compilación de micro historias de la violencia "entre vecinos" en la zona republicana en la provincia de Ciudad Real, que analiza "dónde está el límite de la Guerra Civil", como ha dicho el historiador en un encuentro con medios en Madrid. "No estamos libres del pasado", ha dicho.

       "Nuestra sociedad está hoy más anestesiada pero no estamos libres del pasado, fíjate lo que está pasando en Cataluña", ha indicado el autor, quien ha asegurado "que la Guerra Civil no era inevitable".

       En este sentido, ha explicado que el libro "analiza cómo diez fulanos pueden poner patas arriba un país por las decisiones que iban tomando". "Al analizar los papeles del general Sanjurjo, que he obtenido gracias a su nieta, ves allí la importancia que puede tener una minoría de conspiradores en el rumbo de un país", ha agregado.

       Al respecto, ha subrayado que no pretende "hacer de juez", sino "empatizar, más no simpatizar, con aquellos acontecimientos violentos en los que vecinos mataban a sus vecinos", que reúne en lo que ha denominado una "investigación profunda sobre la multicausalidad de la violencia".

       Del Rey ha confesado que comenzó la investigación en la década de los noventa y que ha sido una "casualidad" que el libro salga a la luz en un momento en el que la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos se encuentra en proceso y que se ha dictado la sentencia del 'procés', lo que ha despertado una nueva ola de protestas en Cataluña.

       "Llevamos 40 años de democracia, somos una sociedad madura, y la ciudadanía democrática se merece que intentemos venderle una aproximación al pasado los más rigurosa posible y desideologizada posible", ha añadido el catedrático de Historia del Pensamiento y de los Movimientos Sociales y Políticos.

       En esta línea, el historiador ha indicado que "no es la lucha de clases lo que determinó la matanza sino la gestión política". Así, ha explicado que las víctimas eran aquellas "élites o minorías actuantes, que habían tenido protagonismo púbico en el periodo anterior", como lideres patronales o religiosos que eran vistos "como agentes políticos".

       "En la dialéctica de odio el cura es visto como un agente político, un intelectual de la derecha, un ideólogo, que no es el caso del clero regular porque no tiene protagonismo público, están encerrados. Mataron a casi 60 frailes. Los sueltan y obligan a salir de los conventos, que podían servir de fortalezas donde los fascistas se podían esconder", ha señalado.

    "TESTIMONIOS FIABLES"

       El autor ha destacado que 'Retaguardia roja' "va más allá de los tópicos al uso, que van cayendo a medida que profundizas en la historia". "Los testimonios te permiten llegar a preguntas y respuestas que otros lugares y otras perspectivas no te permiten", ha apostillado.

       De este modo, el libro es el resultado de una búsqueda de información que incluye historias y testimonios del mundo rural recavados a través de los archivos de la Causa General instruida por el Ministerio Fiscal; de las fuentes periodísticas y prensa de la época; y de los archivos militares y consejos de guerra.

       "La Causa General estaba muy sesgada, de allí lo que nos concierne son las entrevistas y declaraciones de familiares de las víctimas o los alcaldes de los pueblos. Todo ello crea un mapa que dibuja tiempos y data. Por otro lado, la prensa dice muchas cosas", ha subrayado el también autor de 'Paisanos en lucha. Exclusión política y violencia en la Segunda República española (2008)' (1992).

       En esta línea, ha asegurado que el libro reúne lo que considera "testimonios fiables", es decir "testigos directos de la violencia". "Encuentro como testigos directos aquel taxista al que le ha pillado allí, en el momento, el presenciar un asesinato, o los compañeros de viaje, gente que estaba allí", ha dicho. En total, ha reunido las fuentes documentales con 60 entrevistas hasta conformar una base de datos de unas 2.000 personas.

       El historiador ha dicho a Europa Press que existen otras historias que no ha incluido en el libro, como algunas conversaciones con los familiares de las víctimas. "En los noventa me encontré en un cementerio a varias señoras llorando sobre unas tumbas, me acerqué y les pregunté, habían quedado huérfanas por la Guerra Civil y ese es un daño que las acompaña para toda la vida", ha agregado.

    "LOS QUE MATABAN ERAN LOS VECINOS"

       El autor ha enfatizado en que "era necesario saber si muchas de las muertes habían sido por asesinos, delincuentes comunes o gente corriente". "He querido analizar y entender al que mata, al que se carga al otro. Y en medio de esta violencia te encuentras gente muy joven y muy ideologizada. Son ellos los que hacían el trabajo sucio. Los que mataban eran los propios vecinos, no eran asesinos", ha asegurado.

       "Existía una red, de contactos, interlocales o interprovinciales, una red organizada de la violencia, incluso en un momento en que era difícil moverse por el territorio porque justamente se trataba de controlar el territorio", ha dicho, al tiempo que ha denominado esta violencia como "limpieza selectiva".

       Así, ha explicado que algunos crímenes se llevaron a cabo como "represalias y venganzas sobre acontecimientos entre vecinos del periodo anterior", pero que "al mismo tiempo el golpe de Estado de julio de 1936 fue decisivo".

       "El golpe era un desfallo de la legalidad, rompe el Estado y el control que tiene el Estado sobre la violencia, de forma que es el golpe el que provoca la revolución por el vació de poder que se genera. Es el factor decisivo, pero se produce después de que han ocurrido muchas cosas", ha añadido.

    CULTURA DE DEMOCRACIA

       Para él, "no existen dos Españas, sino muchas más". "Si acaso hubo cuatro: una revolucionaria, otra contrarrevolucionaria, una liberal y otra que intentaba sobrevivir", ha dicho.

       "La Europa de los 30 era una Europa politizada y los protagonistas de estos conflictos bélicos son minorías que arrastraron a toda la población, dando lugar a muchos movimientos", ha apostillado, al tiempo que ha hecho hincapié en que la Guerra Civil "no se debió a que España era un país atrasado".

       "Todo esto está definido por un escenario de una sociedad más primitiva que la actual, pero solo hace falta mirar lo que pasó en Alemania, que era el país más avanzado de Europa. Hay condicionantes más coyunturales como el mercado de ideas del momento", ha agregado.

       En relación a este asunto, ha señalado que "hay que dudar de sí en el 30 los vecinos tenían valores demócratas", puesto que "las élites sí tenían claro el pluralismo, pero eran pocos". "Aceptar al adversario es un principio de la cultura de democracia, pero eso no existía", ha dicho.

       Por su parte, la editora María Cifuentes ha subrayado que 'Retaguardia roja' se ha desarrollado "con mucho detalle, con lo cual es extrapolable a todo el territorio español", a pesar de que indaga en acontecimientos de la provincia de Ciudad Real.

       "Del Rey nos habla de un tema del que se ha hablado muy poco, y pienso que hay que asumir el pasado, incluyendo esas historias de violencia terrible", ha concluido.