26 de mayo de 2019
  • Sábado, 25 de Mayo
  • Viernes, 24 de Mayo
  • Jueves, 23 de Mayo
  • 16 de mayo de 2019

    González-Sinde: "No me arrepiento de haber sido ministra de Cultura, pero mi lugar es la escritura"

    La autora ha escrito un guión de 'El comensal', novela sobre ETA: "Es natural y sano que afloren obras sobre el terrorismo"

    González-Sinde: "No me arrepiento de haber sido ministra de Cultura, pero mi lugar es la escritura"
    OSCAR CAÑAS - EUROPA PRESS

    MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

    La guionista Ángeles González-Sinde, quien publica su nueva novela 'Después de Kim' (Duomo), ha asegurado que no se "arrepiente" de haber sido ministra de Cultura, pero no volvería a ejercer ese cargo porque su "lugar está en la escritura, bien en el cine o bien en las novelas".

    "No me arrepiento porque estoy contenta de esa experiencia en tres años escasos, pero la edad lo que me ha enseñado es que la escritura es el lugar donde estoy bien", ha señalado la exministra, quien además ha recordado una de sus medidas más polémicas, la ley antipiratería a la que terminó dando nombre.

    "La piratería ha descendido ahora porque hubo esa ley, porque hay normas y por el gran debate social que se generó y del que igual fui víctima. Se puso sobre la mesa un tema del que no se hablaba, el desequilibrio entre los derechos de unos y otros, y ahora todo el sector se ha acomodado a otras reglas del juego más equitativas", ha defendido.

    González-Sinde ha escrito el guion para una película sobre la novela 'El Comensal', en la que Gabriela Ybarra relata el asesinato de su abuelo a manos del grupo terrorista en 1977. Precisamente, el mismo día que se ha conocido la detención del exdirigente de ETA Josu Ternera, González-Sinde celebra que se estén escribiendo varias obras sobre los años duros de la banda terrorista.

    "Es que en el pasado era muy arriesgado y peligroso hablar de ETA, cuando la opinión estaba tan polarizada. Hace falta un poco de tiempo para hablar de ello, pero es muy necesario: es un conflicto muy largo que ha afectado a varias generaciones y es natural y sano que surjan historias ricas y poderosas. Lo que sería patológico es que no afloraran ni se escribiera sobre ello", ha añadido.

    En 'Después de Kim', la autora toma prestada una noticia que leyó sobre el asesinato de una mujer extranjera en España y comenzó a imaginar cómo sería el hecho de morir sola en un país que no sea el tuyo. Una muerte que también tiene efectos colaterales en sus familiares, que en este caso se convierten en protagonistas de la novela.

    EL TABÚ DE LA MUERTE

    Geraldine y John, divorciados durante décadas, deberán viajar a España para cerrar el capítulo de la muerte violenta de su hija, con la violencia de género como telón de fondo. González-Sinde comenzó a escribir esta novela meses después de la muerte de su hermano en un accidente de tráfico y, apenas hace unos meses, la muerte volvió a llamar a su puerta con el fallecimiento de su pareja, el editor Claudio López Lamadrid.

    "No estamos nada preparados para la muerte, nos sorprende cada vez que llega como si fuera el primer ser humano que se muere. Vivimos muy de espaldas a ella y no lo tenemos nada integrado, en especial en España, donde hemos perdido los rituales religiosos sin haberlos sustituido por los laicos", ha lamentado.

    Es por ello que considera que, a día de hoy, existe una suerte de "tabú" respecto a la muerte que lleva a las personas a "intentar taparla y no hablar de ella, quizás también por el afán de que la otra persona esté bien". "Todo es muy caótico y desordenado cuando muere alguien, las religiones lo tienen estructurado de una manera que facilita el tránsito y la integración de esa pérdida", ha señalado.

    LA ESCRITURA COMO TERAPIA

    Al igual que el título de su novela, preguntada por qué queda después de la muerte, la exministra ha aseverado que "es el encuentro con los otros lo que te salva, la posibilidad de reinventarse". "Para volver a confiar en la vida tienes que volver a confiar en las personas", ha añadido.

    Y también confía en el "componente terapéutico" de la escritura. "Cuando ejerces la actividad creativa profesionalmente se convierte en herramienta básica de supervivencia y es con lo que procesas y comprendes lo incomprensible y lo que no tiene explicación", ha concluido.

    Contador

    Lo más leído en Cultura