14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • Sábado, 12 de Octubre
  • Viernes, 11 de Octubre
  • 12 de marzo de 2008

    Moreno Alonso reivindica la figura de José Bonaparte, el primer rey "constitucional" y "republicano"

    Moreno Alonso reivindica la figura de José Bonaparte, el primer rey "constitucional" y "republicano"
    EP

    MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Manuel Moreno Alonso, profesor de Historia Contemporánea, reivindica la figura de José Bonaparte como el precursor de las ideas republicanas entre los monarcas y denuncia la "leyenda negra" que recayó sobre el hermano de Napoleón, creada por los partidarios de Fernando VII en la biografía, 'José Bonaparte. Un rey republicano en el trono de España', editado por La Esfera de los Libros.

    Para el autor, José Napoleón I, conocido como 'El intruso' o 'Pepe Botella', fue el primer rey "constitucional" y el segundo personaje más importante de la historia después de Napoleón. "Lo mejor que hizo fue evitar que los males del país hubieran sido mayores", declaró el autor.

    Hermano mayor de Napoleón, José Bonaparte inició estudios universitarios en Pisa donde alcanzó el título de abogado. En su juventud, compartió plenamente el ideario de la Revolución Francesa y colaboró estrechamente con su hermano, siendo nombrado embajador en Parma y Roma durante los años del Consulado.

    Años más tarde, Napoleón le nombraría rey de Nápoles (1806) y dos años después, rey de España, gracias a las famosas abdicaciones de Bayona, protagonizadas por Carlos IV y su hijo Fernando VII. Así, el 6 de julio de 1808 José era nombrado rey de España y de las Indias, en pleno estallido de la Guerra de la Independencia.

    PARTIDARIO DE ROUSSEAU

    Con una formación intelectual de tintes republicanos y liberales --leyó desde joven las ideas de Rousseau--, y con unas ideas innovadoras para la época, José Bonaparte se proclamó como un claro defensor de la 'cosa pública', del Estado y de una monarquía constitucional para España, explicó este historiador, que ha escrito varios libros centrados en Napoleón, la Revolución Francesa o la Guerra de la Independencia.

    En este sentido, indicó que José Bonaparte hubiera sido "mejor alternativa" que Fernando VII, a quien calificó como uno de los "reyes más negros de este país". Para respaldar este argumentó citó las palabras de Stendhal: "España prefirió a ese monstruo llamado Fernando VII. Yo admiro el sentimiento de insensato honor que inflama a los bravos españoles, pero qué diferencia para su felicidad si, desde 1808, hubieran sido gobernados por el prudente José y por su constitución".

    Desde el punto de vista de este historiador, el gran error de José Bonaparte fue "intentar hacer una constitución para el pueblo sin contar con él" e intentar salir de Madrid después de la Batalla de Arapiles, el 22 de julio de 1812.

    Para Manuel Moreno, otro de los puntos negativos del monarca, fue 'particular' vida privada-- se decía que era un mujeriego -- y sus ideas "poco prácticas". "Tampoco hay que olvidar que durante la guerra algunos personajes le comieron bastante el coco", añadió.

    Asimismo, recordó que José Bonaparte nunca contó con el beneplácito popular que pronto buscó un apodo para el monarca extranjero, que le apodó con el mote de 'Pepe Botella' cuando, al parecer, nunca fue aficionado a la bebida.

    No obstante, Moreno resaltó que José I consiguió "aguantar todo el chaparrón desde 1808 hasta 1814", e incluso "se llegó a enfrentarse con su hermano Napoleón", recordó este historiador, quien aseguró que el rey José hubiera sido "una solución" para España.

    Al recibir el encargo de la editorial, de cara a los fastos del Bicentenario de la Guerra de la Independencia, Moreno aseguro que se ha encontrado con un personaje "fascinante" cuya biografía no termina en su paso por España y recalcó cómo después viajó a Estados Unidos y allí se convirtió en un "ferviente admirador de la democracia".

    Para Manuel Moreno Alonso, la escasa relevancia histórica de este personaje se debe en gran parte a los historiadores que se dedican a estudiar la figura de Napoleón, una "mafia", según el autor, que para engrandecer al Emperador, dejaron de lado la figura de José Bonaparte.