21 de abril de 2019
  • Miércoles, 17 de Abril
  • Martes, 16 de Abril
  • 30 de enero de 2008

    Las creaciones inspiradas en la naturaleza de Porfín! abren la IV Semana de la Moda de Valencia

    VALENCIA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Las creaciones inspiradas en la naturaleza del valenciano Alejandro Sáez de la Torre, diseñador de la marca 'Porfín!' abrieron hoy la IV Semana de la Moda de Valencia (SMV), que se celebra en Feria Valencia durante tres días. Con predominio de colores verdes, marrones y crudos de los campos, acompañados de los rojizos y naranjas de la vegetación, ha arrancado un desfile en el que han marcado tendencia las formas geométricas, los calentadores, los zuecos o los cortes 'bombachos' junto a siluetas rectas y alargadas.

    El acto, que contó con la presencia institucional de la consellera de Industria, Comercio e Innovación, Belén Juste; y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, así como del director de la SMV, Alex Vidal, comenzó con un vídeo previo al desfile, que mostró los diseños Alex Vidal Junior para los uniformes del personal de la aerolínea Air Nostrum, de formas clásicas en tonos rojos y azules marino.

    Bajo una fuerte música actual, los modelos mostraron unos trajes que, según 'Porfín!', se basaron en una paisaje de Castilla para intentar "transmitir" y "reflejar el espíritu de la burguesía de provincias del siglo XX". La geometrización de los cuerpos, delineada por texturas y colores está hecha "a la manera del postcubista Rafael Zabaleta, de modo que pretende "rescatar esa imagen y hacerla ropa de calle".

    Las formas están "muy estructuradas" para insinuar los cuerpos y marcar los hombros naturales, al tiempo que las cinturas se evaden en las caderas, agregó. los tejidos se mezclan en lana, terciopelo, seda, algodón, junto al gusto del diseñador por utilizar "bastante punto" en las prendas.

    Alejandro Sáez de la Torre ('Porfín!') aseguró tras el desfile haberse sentido "muy a gusto" en el desfile pues y confió en que les ocurra lo mismo a todos sus compañeros de profesión que participan en el certamen, de forma que todo "vaya in crescendo". En su opinión esta plataforma es "buena" para la moda valenciana y está llevando sus propuestas a "muchos otros sitios".

    Por su parte, el director de la IV SMV, Alex Vidal, aseguró estar "encantado" con el desfile de Alejandro de la Torre, porque, según dijo, "se atreve donde yo no me atrevo". De hecho, como diseñador, se mostró "muy feliz" de lo que había presenciado en el desfile. Así, ante este inicio de la SMV, auguró "una semana muy especial" que "tiene que perfilar el riesgo del diseñador en crear nueva moda, un tipo de tendencia que la calle sea capaz de aceptar", subrayó.

    En cuanto a su desfile, avanzó que se adentrará "en el mundo del blanco" porque para él, "el invierno tiene que ser blanco, no por la nieve sino por ser totalmente favorecedor para el hombre y la mujer". De este modo, se inspira en "un romanticismo de los años 20" típico del 'El Gran Gatsby'.

    "GRAN MOMENTO PARA LA MODA VALENCIANA"

    Para Vidal, la moda valenciana vive un "gran momento" porque "el diseñador valenciano ha empezado a arriesgarse y a creerse en su propia moda". Además, señaló que "ya se piensa en ampliar los días para la próxima edición de la SMV porque hay diseñadores que se han quedado fuera" y lo que se pretende es "tener capacidad para mucha gente, cuantos más diseñadores haya aquí, más potencial habrá".

    De hecho, en esta ocasión, es la "primera vez" que la cadena 'Fashion TV', única televisión en el mundo que emite de modo internacional 24 horas exclusivamente de moda, viene a cubrir una pasarela en España, destacó. Fue el viernes pasado cuando el diseñador cerró en Milán un contrato para este evento, que no tendrá más coste económico que el avión, el hotel y la comida de los profesionales italianos.

    Este hecho supone un auténtico "pelotazo" para la moda valenciana, por lo que se marcó el objetivo de "demostrar que somos suficientemente buenos para que sigan creyendo en nosotros como han creído ahora", concluyó.