19 de noviembre de 2019
  • Lunes, 18 de Noviembre
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • Viernes, 15 de Noviembre
  • 1 de agosto de 2019

    Corey Taylor detiene un concierto de Slipknot por un moshpit que se pasó de salvaje y peligroso

    Corey Taylor detiene un concierto de Slipknot por un moshpit que se pasó de salvaje y peligroso
    Corey Taylor de Slipknot durante su actuación en Download Festival MadridDOWNLOAD FESTIVAL - ARCHIVO

    MADRID, 1 Ago. (EDIZIONES) -

    Los conciertos de Slipknot contienen siempre una dosis de violencia que lleva la energía a niveles de excitación desmesurados. Pero el grupo siempre controla para que todo fluya como debe sin contratiempos -como vimos en el Download Festival Madrid hace un mes-.

    Sin embargo, en el reciente concierto de la banda en el Knotfest Roadshow de California, se vivieron momentos de tensiones cuando la multitud pareció perder el control en las primeras filas.

    Como es habitual, el público gusta de saltar y empujarse para liberar toda esa energía, en casi la totalidad de los casos en un clima de camaradería que resulta difícil comprender para los no iniciados en los asuntos de los 'moshpit' y los pogos.

    Pues bien, en un momento dado en este mencionado recital, el vocalista Corey Taylor detuvo la actuación para calmar los ánimos de los fans más entregados a la causa, que llevaron la situación hasta un puntito más salvaje de lo habitual.

    Tanto fue así, que algunos fans relataron en Reddit que hubo gente que no podía mantenerse en pie dentro de la marabunta y caía al suelo para acto seguido ser inevitablemente pisoteada.

    "Durante el gran impulso de la primera canción un tipo cayó a mi lado y acabó con su cara en el suelo. Cada vez que intentaba empujar para conseguir algo de espacio, más gente empujaba contra mí. Me preocupaba seriamente que el tipo pudiera morir ahí abajo", cuenta otro fan.

    Escenas de este tipo se repitieron hasta que antes de interpretar la canción Get this, Taylor gritó a la multitud: "¡No comenzaré esta canción hasta que ustedes, hijos de puta, retrocedan! Estamos todos aquí juntos, así que retrocedan. ¡Nadie va a resultar herido ante mi mirada! ¿Me entendéis?"

    Por fortuna, estas palabras consiguieron rebajar una marcha las revoluciones de los asistentes, de manera que no hubo que lamentar males mayores, si bien los médicos tuvieron que emplearse a fondo para atender a diversas personas.

    "Cuando los médicos estaban allí, los vi limpiando un charco de sangre sustancial. No tengo ni idea de lo que sucedió, pero alguien tuvo una mala noche", comenta un usuario de YouTube en uno de los vídeos subidos a internet.