1 de diciembre de 2020
20 de diciembre de 2007

El folk y la música de raíz se unen en el disco de nanas 'Mano que mece la luna' "dirigido a padres e hijos"

El folk y la música de raíz se unen en el disco de nanas 'Mano que mece la luna' "dirigido a padres e hijos"

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El folk, la música de raíz y los sonidos acústicos se han unido en el disco 'Mano que mece la luna' (Factoría-autor), en el que han participado un total de doce artistas que han creado e interpretado diferentes temas cuyo hilo conductor son las canciones de cuna. El crítico musical Fernando Neira destacó hoy que este disco está "dirigido a los niños para que puedan dormirse y a los padres para que puedan escuchar los temas".

Algunos de los artistas participantes en el álbum han decidido poner al día viejas tonadas recogidas en cancioneros tradicionales, como Eliseo Parra o La Musgaña, mientras que Lídia Pujol y La Bruja Gata se han decantado por las composiciones propias. El tema que da título al disco es una creación de José Ramón Jiménez, miembro del grupo la Bruja Gata, que es interpretada por la artista Olga Cerpa.

Asimismo, el acordeonista gallego, director de Nova Galega de Danza, Xosé Lois Romero ha traducido al gallego bajo una esencia jazzística el 'Good night' de The Beatles, que "John Lennon compuso para su hijo", dijo Neira. Por su parte, el grupo La Chicana, que integran Dolores Solá y Acho Estol, ha adaptado al castellano la canción 'Lullaby' de Tom Waits, "una canción con una melodía dulce y letra aterradora", señaló Neira.

RITMOS SUREÑOS

El álbum se completa con las contribuciones del pianista flamenco Dorantes, el grupo Contradanza, la canaria Mariví Cabo, el cantautor Jabier Muguruza, el dúo gallego de Guadi Galego con Guillermo Fernández y la voz de Rosa Zaragoza, que han cedido grabaciones previas de las nanas ya existentes.

El escritor Lorenzo Silva también se ha involucrado en 'Mano que mece la luna'. De hecho, suyo es el texto que prologa el libreto, un artículo inédito que reflexiona sobre el momento del sueño. En el prólogo, bajo el título 'Una caricia inmerecida', explica que "nunca es demasiado pronto para empezar a forjar el paladar de las personas".

ÚNICO

Neira manifestó que, en su búsqueda por encontrar algunos álbumes de nanas, no encontró ninguno que fuese digno de ser escuchado, ya que "en la mayoría se trata a los niños como tontos y no lo son". Por ello, nace este disco que "podría ser el primero de muchos" que no se acercarían solo a las nanas, sino que también estarían dirigidos a los más pequeños.

Para el crítico, "docenas de nanas de tradición española aún están esperando la voz amiga que las rescate de un olvido inmerecido. La música es una pasión que no sólo se escucha, sino que también se mama".