5 de abril de 2020
14 de febrero de 2014

Decenas de artistas polacos contemporáneos "dan a conocer" sus obras en España en la Ciudad del Banco Santander (Madrid)

La colección de Grazyna Kulczyck sale por primera vez de Polonia para exhibir más de 100 trabajos de pintura, vídeo o fotografía, entre otros

Decenas de artistas polacos contemporáneos "dan a conocer" sus obras en España en la Ciudad del Banco Santander (Madrid)
GRAZYNA KUKCZYCK

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

'Everybody Is Nobody for Somebody' es el título de la exposición que, del 15 de febrero al 15 de junio, organiza Fundación Banco Santander en la Sala de Arte de la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte, reuniendo diversas muestras de arte polaco contemporáneo que 'dialogarán' con otros artistas internacionales como Donald Judd o Antoni Tàpies.

En total, serán más de 100 obras de 57 artistas que combinan pintura, escultura, fotografía, instalación y vídeo. La muestra está dividida en tres líneas diferentes, agrupadas por el feminismo en la primera parte, seguida de obras de arte conceptual en la segunda y finalizando con

Grazyna Kukczyk, la coleccionista, Timothy Persons, comisario de la exposición, y el vicepresidente de Banco Santander, Matías Rodríguez Inciarte, han inaugurado la muestra este viernes, que estará abierta durante cuatro meses incluyendo visitas-taller para familias con niños de 6 a 12 años.

El director de la Fundación del Banco Santander, Borja Baselga, ha explicado que el título de la muestra ('Todo el mundo es un desconocido para alguien') "anticipa" lo que el espectador se encontrará en la galería. "Todos somos desconocidos para alguien y eso hace pensar qué y quién influye en la notoriedad del arte", ha apuntado.

De esta manera, los nombres de Magdalena Abakanowicz, Roman Opalka, Miroslaw Balka, Zofia Kulik, Wojciech Fangor, Zbigniew Libera o Katarkyna Kozyra desfilarán ante los visitantes con una parte representativa de sus obras. "A pesar del aislamiento durante el mandato comunista, el arte polaco se mantuvo muy cercano a las influencias artísticas del momento", ha destacado Baselga.

Cuadros que recuerdan el art-pop de Warhol con una chica comiendo un plátano en distintas posiciones, vídeos que repiten imágenes en televisiones de antaño puestas en horizontal o simplemente cuadros que juegan con los colores y técnicas de grandes maestros pictóricos como el 'sfumato' están presentes en esta muestra para sorprender al espectador.

El primer escenario alberga un grupo de mujeres artistas entre las que destacan Magdalena Abakanowicz, Alina Szapocznikow, Katarzyna Kozyra, Jenny Holzer, Katarzyna Górna o Zofia Kulik, caracterizadas por "una acusada independencia creativa e intelectual", según los organizadores de la muestra.

El segundo escenario, introducido por Roman Opalka, ofrece obras de artistas minimalistas y conceptuales, alternándolas con otras obras de arte cinético, como la instalación de Sebastian Hempel y también piezas de algunos de los máximos exponentes de 'Op art'.

La exposición cuenta con un tercer escenario, con referencias a la memoria colectiva y la historia, con artistas como Anselm Kiefer, Jenny Holzer, Miroslaw Balka, Zbigniew Libera y Andrzej Wróblewski.

ANIVERSARIO DE INDEPENDENCIA

La propia Kukczyk ha calificado como "humilde aportación" esta muestra que coincidirá con el 25º aniversario de la independencia de Polonia. Tras cinco meses de preparación de esta exposición, la galerista ha recordado que no se trata de una muestra "homogénea" puesto que su colección está "en continuo proceso de cambio".

Kukczyk es propietaria de la fundación Art Stations, fundada en 2004 en Stary Browar, un centro comercial ideado por Grazyna como fiel reflejo de su filosofía de combinar arte y negocio. Este edificio, en el que se integra el hotel boutique Blow Up Hall, alterna zonas de tiendas con la galería de la coleccionista, quien ha admitido que concibe este sector como "un 50% de arte y un 50% de negocio".

Por último, el comisario de la muestra, Timothy Persons, ha definido esta exposición "como un río" que irá mostrando "nuevos mundos" ofrecidos por artistas con obras fechadas desde los años 60. "Esta muestra sirve como puente para los artistas polacos y también enseña el corazón de Kukczyk", ha concluido.