22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • 7 de abril de 2008

    Mike Miller machaca a base de triples a Minnesota

    MINNESOTA (ESTADOS UNIDOS), 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La noche de inspiración en el perímetro de Mike Miller, con ocho triples de doce intentos, llevó en volandas a Memphis Grizzlies a una ya intrascendente victoria ante Minnesota Timberwolves (113-101), en un partido en el que Juan Carlos Navarro colaboró con nueve puntos en los 23 minutos que permaneció en pista.

    En un partido sin emoción, jugado entre dos de los peores equipos de la Liga, ambos sin opciones de entrar en 'play-off', la figura de Mike Miller se alzó por encima de todos para machacar el aro de Minnesota. El alero se fue a los 34 puntos, incluidos ocho triples, más ocho rebotes, y apuntaló la victoria de su equipo con 12 tantos en el último cuarto.

    Con el partido empatado antes del último cuarto, Miller encontró en Rudy Gay a su mejor socio. Algo fallón desde fuera, Gay se zafó dentro de la zona y capturó nueve rebotes, cifra bien acompañada por los 23 puntos que encestó. Warrick también fue importante en un partido que el español Juan Carlos Navarro empezó en el banquillo.

    El catalán jugó 23 minutos y anotó nueve puntos, perfecto desde el tiro libre con cuatro de cuatro, a los que sumó tres rebotes y dos asistencias. Además, Navarro sumó un tiro de tres en cuatro intentos en su particular carrera por batir el récord de triples anotados por un novato. Lleva 147 y tendrá que anotar al menos 12 en los cinco partidos que le quedan a Memphis esta temporada para superar la marca de Kerry Kittles.

    Al otro lado de la pista, otro equipo sin opciones, los Timberwolves, en el que se salvaron Gomes y Jefferson, combinados para sumar 37 puntos y 16 rebotes. Pero con un pobre 23% desde la línea de triple, los de Minessota se quedaron sin argumentos para rebatir la metralleta de Miller. A Grizzlies (21-56) y Timberwolves (19-57) sólo les queda ahora acabar la temporada con dignidad y pescar alguna promesa en el próximo 'draft', al que acudirán con buenas opciones por su pésimo año.