17 de enero de 2021
24 de febrero de 2007

Ciclismo.- Landis trata de demostrar su inocencia alegando el manejo de las muestras 'A' y 'B' por los mismos técnicos

DENVER (ESTADOS UNIDOS), 24 Feb. (EP,AP) -

El ciclista estadounidense Floyd Landis, último vencedor del Tour de Francia y acusado de dopaje tras los altos niveles de testosterona encontrados en la muestra de orina tomada tras la disputa de la decimoséptima etapa de la ronda gala, anunció que emprenderá alegaciones por los posibles errores cometidos por los técnicos que manejaron sus dos muestras de orina, 'A' y 'B'.

Los abogados de Landis aseguraron que las muestras que dieron positivo podrían ser invalidadas al haberse permitido a los mismos técnicos trabajar con ambas muestras, acción prohibida por las reglas de laboratorio que impiden a mismos técnicos participar en ambas pruebas para impedirles validar sus propias conclusiones.

Floyd Landis esgrime, además, la decisión adoptada por el Tribunal de Arbitraje para el Deporte (CAS) en el caso del español Íñigo Landaluze, absuelto de todos sus cargos por el mismo caso, para reforzar su defensa.

"Considerando la gravedad de esto y ahora que hay precedente en el caso de Landaluce, queremos dirigirnos a aquellos técnicos", aseguró el portavoz del ciclista estadounidense Michael Henson. "No conocemos si es tan extenso como en el caso de Landaluce, pero es suficiente para alcanzar cierto grado de interés", añadió.

Los registros de laboratorio, recogidos por el diario Los Angeles Times, mostraron a dos técnicos, Esther Cerpolini y Cynthia Mongongu, trabajando con las muestras 'A' y 'B'. El diario afirmó, además, que los expedientes no eran claros, acerca de si las mujeres jugaron un papel significativo en ambas pruebas para invalidar los resultados.

La acusación sobre los técnicos que manejan ambas muestras, es la última de una serie de alegaciones por parte de los abogados de Landis contra las agencias de antidopaje y el laboratorio francés encargado del caso para intentar demostrar la inocencia del corredor e impedir que sea despojado de su título de campeón.

Landis, por su parte, ha argumentado que el laboratorio francés que realizó las pruebas no es fiable, que las muestras fueron contaminadas y que él está sujeto a "un tratamiento totalmente injusto por las organizaciones de antidopaje y las federaciones internacionales deportivas".