26 de noviembre de 2020
26 de octubre de 2020

La Farrapona y L'Angliru retan al aspirante a portador del rojo

La Farrapona y L'Angliru retan al aspirante a portador del rojo
Angliru, nieve, montaña, invierno - EUROPA PRESS - ARCHIVO

BARCELONA, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La segunda semana de competición en La Vuelta a España seguirá marcada por el clima norteño y tendrá a dos colosos como La Farrapona y L'Angliru como retos mayúsculos a quienes quieran portar el maillot rojo de líder, ya tras el segundo descanso, hasta Madrid.

La Vuelta 2020 ha empezado fuerte, con frío y agua haciendo aún más duro un recorrido ya de por sí exigente. Pero, tras el primer descanso en Vitoria, la carrera se pondrá aún peor para quienes ya hayan sufrido, pero mejor para quienes anden fuerte y quieran hacer daño. Asturias espera coronar al Pelayo que domine al resto.

Antes de ello, este martes se reanuda la marcha con una etapa de media montaña, que incluye doble paso por el Puerto de Orduña (1ª), un clásico del País Vasco, el último de ellos a 18 kilómetros de meta, en una 'trampa' que deberán sortear los aspirantes a la general.

El miércoles, Logroño dará salida a la octava etapa, con final en el Alto de Moncalvillo tras 164 kilómetros. Tras un paseo entre viñedos de La Rioja, la llegada será dura, en una cima inédita de 1ª categoría con tramos largos al 13-14 por ciento de pendiente media, que a buen seguro podría servir para marcar diferencias.

Seguirán dos etapas, la novena y la décima, totalmente llanas que miran al esprint o a la fuga. Todo ello camino de Asturias, con parada en Aguilar de Campoo, primero, y Suances, finalmente. Un aperitivo suave ante las dos grandes etapas asturianas.

La undécima, con salida en Villaviciosa, llegará al Alto de La Farrapona, en los bonitos Lagos de Somiedo, tras 170 kilómetros sin respiro. Cuando se baje la bandera, un Alto de la Campa (3ª) dará la bienvenida a los siguientes Alto de la Colladona (1ª), Alto de la Cobertoria (1ª), Puerto de San Lorenzo (1ª) y la subida final a La Farrapona (1ª), con 16,5 kilómetros al 6,2 por ciento.

Quizá no haya ataques duros, o de lejos, pensando en la duodécima etapa, entre La Pola Llaviana y el Alto de l'Angliru (109,4 kilómetros). Etapa explosiva. Dos puertos de tercera serán antesala del Alto de La Mozqueta (1ª), el conocido Alto del Cordal (1ª) y el sufrimiento casi infinito de las rompedores rampas de l'Angliru.

Con 12,4 kilómetros de ascensión, l'Angliru presenta una pendiente media del 9,9 por ciento. Empieza 'suave', pese a un primer muro del 22,5 por ciento. Pero, en su parte final, sus tramos kilométricos están siempre por encima del 10 por ciento.

Apunten: Les Cabanes, Llagos, Les Picones, Cobayos, Cueña les Cabres, El Aviru y Les Pedrusines. Ahí puede decidirse el maillot rojo de La Vuelta, en los puntos más conocidos de un Angliru que es ya santo y seña de la ronda española.