31 de mayo de 2020
9 de abril de 2020

El Mundial de ciclismo de Aigle aún no peligra por el coronavirus

El organismo crea un grupo de trabajo y recorta los salarios de sus directivos para afrontar la crisis por la pandemia

El Mundial de ciclismo de Aigle aún no peligra por el coronavirus
El ciclista danés Mads Pedersen, campeón del mundo de ciclismo en ruta en los Mundiales de Ciclismo en Carretera de Yorkshire (Inglaterra) en 2019 - UCI - ARCHIVO

AIGLE (SUIZA), 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Campeonato del Mundo de Ciclismo en ruta de Aigle (Suiza) aún no peligra "por las fechas" y se disputará tal y como está previsto, del 20 al 27 de septiembre de este 2020, a pesar de la expansión mundial de la pandemia del coronavirus, según afirmó este jueves la Unión Ciclista Internacional (UCI) en un comunicado.

Los efectos de la COVID-19 "se han dejado sentir" con el aplazamiento de los Mundiales de BMX de Houston (Estados Unidos) y de Mountain Bike Cross-Country de Albstadt (Alemania), pero respecto al campeonato de Aigle-Martigny (Suiza) "está siendo seguido de cerca", aunque "parecen al abrigo de las consecuencias" de la pandemia "a la vista de sus fechas".

En cambio, la UCI ha tomado una serie de medidas para hacer frente a los efectos de la crisis coronavirus sobre el ciclismo y el propio organismo que se analizaron en la reunión extraordinaria del Comité Directivo convocada por su presidente, David Lappartient, el pasado 2 de abril.

El ciclismo internacional atraviesa por una "situación preocupante", ya que está paralizado al menos hasta el 1 de junio, y la UCI ha registrado hasta la fecha más de 650 solicitudes, el 30 por ciento del calendario, de cancelación o aplazamiento de pruebas, entre ellas algunas tan emblemáticas como el Giro, Tour de Flandes o la París-Roubaix.

A ello se une el aplazamiento hasta 2021 de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokyo 2020, que supondrá una "reducción importante" de los ingresos de la UCI, así como la devolución íntegra de las tasas a los organizadores de las carreras que han tenido que ser canceladas debido a la pandemia.

Consciente del impacto de la crisis actual sobre el pelotón profesional, la UCI ha creado un grupo de trabajo, integrado por los representantes de corredores (CPA), equipos (AIGCP) y de su propio organismo para encontrar medidas con las que mitigar los problemas económicos.

Asimismo, ha elaborado un plan económico que incluye la reducción del salario de sus dirigentes y el cese temporal de sus 130 colaboradores, la revisión de los proyectos y contratos con proveedores de este 2020 y los años siguientes, así como de los de solidaridad con las federaciones nacionales.

Igualmente, las reuniones del Comité Directivo y las Comisiones de la UCI se llevarán a cabo de forma telemática. "Nuestra Federación Internacional atraviesa por una crisis sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. La inactividad golpea de lleno a los ciclistas, equipos, organizadores, patrocinadores y a la gran mayoría de personas y organizaciones que contribuyen a hacer vivir a nuestro deporte", comentó el presidente de la UCI, David Lappartient.

En este sentido, Lappartient animó a la familia del ciclismo a movilizarse para "levantarse" de las crisis sanitaria y económica que la han golpeado. "Cada uno de nosotros está llamado a la unidad, a la responsabilidad y al coraje. Es en este contexto en que la UCI ha adoptado una serie de medidas drásticas que deben permitirle superar esta tormenta. Esta elección es difícil pero necesaria si se quiere reconstruir el ciclismo después de la COVID-19", sentenció.

Para leer más