22 de mayo de 2019
7 de diciembre de 2008

Arsene Wenger, preocupado porque Cesc pudiese abandonar el Arsenal utilizando la semidesconocida Ley Webster

Arsene Wenger, preocupado porque Cesc pudiese abandonar el Arsenal utilizando la semidesconocida Ley Webster

LONDRES, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El entrenador y manager del Arsenal, Arsene Wenger, se mostró preocupado de que su capitán, el español Cesc Fábregas, pudiese abandonar la entidad londinense utilizando la semidesconocida Ley Webster, por la que el equipo 'gunner' ya ha perdido a jugadores como el barcelonista Hleb o el milanista Flamini.

Según recoge el diario británico 'The Sunday Express', Wenger teme que el fútbol pueda sufrir una situación caótica que podría tener enormes consecuencias si se empieza a aplicar esta norma. La del técnico francés es una voz en solitario dentro de la Premier League y avisa que sus consecuencias pueden ser mucho mayores que las de la Ley Bosman.

La Ley Webster permite a los jugadores marcharse de forma gratuita, aún estando bajo contrato. Webster es un jugador prácticamente desconocido como lo era Jean-Marc Bosman, que bajo la propiedad del Hearts escocés, alegó su derecho a salir del club de forma libre. Su caso llegó ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que le dio la razón.

Esta ley permite cancelar el contrato con el club después de tres años, siempre y cuando se marche a un equipo en un país extranjero y siempre que se avise al con suficiente aviso.

Wenger afirmó que ha perdido al francés Mathieu Flamini y al bielorruso Alexander Hleb por esta ley y que está preocupado porque Cesc Fábregas y otros jugadores como Theo Walcott pudiese ser tentado por otros clubes y abandonar el Arsenal.

"Cesc podría abandonar el Arsenal en virtud de esta norma. Yo sé que le encanta estar aquí. Aunque es importante firmar un nuevo acuerdo", comentó el manager 'gunner'. "Hay un viento de cambio soplando en el fútbol. Podría afectar a muchos equipos. Debemos ser cautos", advirtió.

"Muchos en el fútbol olvidan que el Artículo Webster existe. Después de tres años, un jugador puede firmar un acuerdo e irse a otro club. Puede que los clubes grandes pudiesen manejar la situación, pero a los equipos pequeños los podría arruinar", añadió Wenger, que ya ha hablado con el club londinense para que no haya ningún jugador en tercer año de contrato que no reciba una oferta de renovación.