17 de enero de 2021
24 de febrero de 2007

El Atlético de Madrid busca romper el maleficio en el derbi ante un Real Madrid que confía en mantener su racha a domici

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Atlético de Madrid confía en romper hoy el maleficio que le persigue en los derbis ante el Real Madrid en el Vicente Calderón donde no conoce la victoria desde la temporada 1998-1999.

Los rojiblancos, que además no están cuajando buenas actuaciones en su feudo, esperan que bajo la batuta de Javier Aguirre se rompa la racha de derrotas encajadas en los últimos años ante el eterno rival. Y es que el Real Madrid suma cinco victorias consecutivas en el coliseo rojiblanco, demostrando que es un campo que se le da muy bien.

El último triunfo 'colchonero' se remonta a junio de 1999, cuando el Atlético se impuso con solvencia por 3-1, con goles de José Mari, Lardín y Juninho, a un Real Madrid, donde tan sólo vio portería Fernando Morientes.

Así, el derbi, siempre especial por las connotaciones que van implícitas entre los dos equipos, se presenta más igualado que en las pasadas temporadas, ya que ambos equipos precisan del triunfo para seguir luchando por las posiciones de 'Champions'.

Igualado, además, será según las estadísticas, que reflejan que en el Vicente Calderón el Atlético ha ganado en 23 ocasiones, mientras que el Real Madrid suma 27 victorias más y se firmaron las tablas en 19 ocasiones.

TORRES, ANTE SU 'BESTIA NEGRA'

A nivel deportivo, el capitán rojiblanco Fernando Torres vuelve a medirse a su 'bestia negra', el Real Madrid, probablemente el equipo que se le dé peor al delantero 'colchonero'.

El 'Niño' vivirá hoy su noveno derbi donde espera poner fin a su sequía goleadora ante los blancos. El Real Madrid es uno de los pocos equipos a los que Torres no ha marcado en partido oficial aunque el ariete, máximo goleador de su equipo, no se desespera confía en que mañana se rompa el maleficio.

Además, Aguirre tampoco quiere verse sorprendido por los de Capello para intentar mantenerse en la zona 'Champions', consciente que los últimos partidos ante duelo directos (Valencia y Sevilla) no se han saldado con el resultado deseado, por lo que no quieren fallar ante el eterno rival en el Calderón.

De esta forma, el 'Vasco' Aguirre alineará a su once de gala, tras recuperar al lesionado Maniche, que finalmente podría ser de la partida, donde también estaría la dupla en ataque formada por Agüero y Torres, que buscarán batir la meta de Iker Casillas.

CAPELLO AFRONTA UN NUEVO EXAMEN

Por su parte, el Real Madrid confía en aunar su buena estadística en el Vicente Calderón y su brillante trayectoria de resultados lejos de casa para lograr una victoria que le permita abrir distancia y, al mismo tiempo, acercarse a los primeros puestos.

Los blancos son, con diferencia, el mejor equipo de Primera fuera de casa, donde han conquistado 24 puntos con ocho victorias y cuatro derrotas, pero su juego sigue sin convencer y la situación de presión sobre el técnico es continua.

En una semana convulsa que comenzó con la resaca del empate ante el Betis, en el enésimo tropiezo en el Bernabéu, donde sólo han sacado 18 puntos y con la noticia, no confirmada, de la posible dimisión de Capello, el equipo mostró luego su mejor cara en la primera parte ante el Bayern (3-1).

Sin embargo, en la segunda parte, el equipo volvió a mostrarse timorato, gris y sin juego (3-2) y después llegó el 'caso Emerson' y su hipotética negativa a calentar y jugar. Capello se mostró ayer, una vez, a la defensiva con la prensa, aseguró que ese rumor era una mentira y contestó reiteradamente que todo lo sucedido y su situación para mañana "no influye".

Y eso esperan los madridistas, que la situación que ha vivido el club, que comienza a estabilizarse, y que la presión de Capello y la situación que vive no afecten al equipo y que el hecho de jugar en el estadio del eterno rival sirva como la mejor motivación para sacar el partido adelante.

Un encuentro en el que no estará el sancionado David Beckham, ni para el que tampoco se han recuperado Sergio Ramos y Roberto Carlos, por lo que Miguel Torres seguirá en el equipo, aunque sí regresa Diarra, que se jugará un puesto en el mediocentro junto a Gago con Emerson, aunque Capello, que ha perdonado a Cassano, no ha dado apenas pistas sobre el once titular.