21 de marzo de 2019
  • Miércoles, 20 de Marzo
  • 14 de agosto de 2008

    El Barcelona se exhibe en su estreno y deja encarrilada la eliminatoria (4-0)

    El Barcelona se exhibe en su estreno y deja encarrilada la eliminatoria (4-0)
    REUTERS

    BARCELONA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El FC Barcelona arrancó la temporada oficial 2008-09 con una brillante victoria (4-0) ante el Wisla de Cracovia polaco, en el partido de ida de la previa de la Liga de Campeones, en la noche en la que el delantero Samuel Eto'o, con dos goles, se reivindicó, dio carpetazo al 'culebrón' que ha arrastrado durante todo el verano e hizo las paces con la afición azulgrana.

    El 'nuevo Barcelona' de Pep Guardiola dejó detalles en este primer partido oficial del sello que quiere imprimir el técnico de Santpedor con una gran intensidad durante todo el partido y dando protagonismo a las bandas. Pero aunque fueron todas las piezas del puzzle azulgrana las que jugaron bien durante todo el partido, mención especial merece el lateral brasileño Daniel Alves.

    El ex del Sevilla se mostró muy activo durante los primeros minutos del partido con repetidas incursiones por su banda derecha y era una amenaza constante para la defensa polaca. La única nota negativa del estreno de Alves con el Barcelona fue la lesión que sufrió en la clavícula, que lo mantendrá dos semanas de baja, y que lo obligó a abandonar el terreno de juego en el minuto 73.

    Quien lo sustituyó fue el central catalán Gerard Piqué, debutando de este modo con la camiseta del Barcelona en el primer equipo, después de volver al equipo en el que se formó como jugador tras abandonarlo para fichar por el Manchester United inglés. Piqué fue uno de los cuatro fichajes azulgrana que se estrenaron hoy con el equipo, el único que no pudo debutar fue el defensa uruguayo Martín Cáceres.

    Por lo que se refiere al juego del Barcelona este se basó en dar un gran protagonismo a las bandas en las que Eric Abidal y un recuperado Thierry Henry por la izquierda, y el incansable Daniel Alves y la sorpresa del 'once' de Pep, Pedro Rodríguez, por la derecha fueron un auténtico quebradero de cabeza para el Wisla de Cracovia.

    El Barcelona dominaba el encuentro en estos primeros compases del encuentro pero no conseguía materializar sus ocasiones. Un cabezazo picado de Henry, tras una falta botada por Xavi desde la frontal (min.13), fue el primer gran aviso del conjunto 'culé'.

    ETO'O MARCA DOS GOLES Y HACE LAS PACES CON LA AFICIÓN

    Uno de los nombres propios de la noche fue el delantero Samuel Eto'o quien, con sus dos goles, terminó siendo aclamado por un público del Camp Nou entregado. El primer de los dos tantos llegó tras un pase en profundidad de Márquez, desde el centro del campo, que el delantero camerunés recoge en velocidad y saca un chute cruzado que termina en el fondo de la red.

    Eto'o enloqueció en la celebración del primer tanto y continuó buscando durante todo el partido un segundo que llegó en el 83 y que sirvió para hacer las paces definitivas con la parroquia culé que terminó coreando su nombre. Este segundo gol de Eto'o fue el cuarto y definitivo del Barcelona y sirvió para dar un paso más hacia la clasificación para la Liga de Campeones.

    En medio de los dos goles del camerunés, el partido tuvo momentos en los que un auténtico vendabal azulgrana noqueó a un débil Wisla de Cracovia. Otro de los agraciados de la noche fue el centrocampista catalán Xavier Hernández, autor del segundo gol de la noche, que continúa en estado de gracia desde que se convirtiera en el mejor jugador de la pasada Eurocopa que ganó la selección española.

    El de Terrassa arrancó un fuerte disparo desde la frontal del área polaca que terminó picando en el poste y entrando en la red del Wisla de Cracovia (min.25). Posteriormente Xavi no consiguió materializar una excelente ocasión en la que se encontró sólo ante el meta polaco, tras una gran jugada individual de Eto'o dentro del área, y lanzó un chute picado que se marchó a la izquierda de la portería del Wisla.

    Acto seguido Samuel Eto'o dispuso de nuevo de una inmejorable jugada para aumentar la ventaja en el marcador cuando recogió un balón en profundidad con el que se plantó ante la meta polaco, Pawelek, pero no fue capaz de superarlo por bajo.

    En la segunda parte surgió otro protagonista: Thierry Henry. El delantero francés anotó un plástico gol de vaselina (min.51) y también aprovechó para resarcirse de las críticas que últimamente lo perseguían. Henry, tras ser sustituido por el bielorruso Alexander Hleb, se marchó siendo ovacionado por un público que incluso se levantó para despedirlo.

    En la segunda parte, pese a jugar con menor intensidad que en los primeros brillantes minutos del encuentro, el Barcelona continuó con el dominio absoluto del encuentro. Los polacos, por su parte, tan sólo inquietaron a los azulgranas en una salida que el portero Víctor Vldés estuvo rápido para cortar fuera de su área.

    El nuevo Barcelona arrancaba de este modo dejando buenas sensaciones en la que fue una noche de reencuentros. El reencuentro de Guardiola con un Camp Nou que pisó la por última vez como futbolista profesional, el del francés Thierry Henry, que con su espectacular gol se reencontró a sí mismo, y el reencuentro de Samuel Eto'o con una afición que con sus goles parece haber olvidado todo lo sucedido anteriormente.