26 de junio de 2019
26 de junio de 2008

Una cita con la historia

Una cita con la historia
REUTERS
Foto de la Noticia
Foto: Reuters + Ampliar



   VIENA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) - 


La selección española tiene hoy (20.45/Cuatro) en el Ernst Happel de Viena una cita con las historia, con unas semifinales a las que no accedía desde hace 24 años y en las que confía en superar a Rusia, un rival que ha ido ganando enteros con el paso de los días, en busca de su tercera presencia en una final de la Eurocopa.

   Superado el muro de cuartos de final, la barrera que durante más de dos décadas ha impedido a España estar en primera línea continental, la euforia se desató entre los aficionados, muchos de los cuales no habían nacido en 1984 cuando Francia dejó a España sin su segundo título.

   Más lejos aun quedan los héroes del 64, la única selección que ha conquistado un entorchado que los más jóvenes (y no tan jóvenes) seguidores sólo han podido ver en algunas imágenes de archivo y que fue precisamente ante la URSS, que volverá a ser rival de mañana.

   La historia está con España, que, si bien ha tardado en superar los temidos cuartos, nunca ha fallado en sus dos presencias en semifinales, aunque esta ronda tampoco se le da mal a Rusia, que la afronta por sexta ocasión, con victorias en 1960, 1964, 1972 y 1988 y derrota en 1968 (donde el pase se decidió con moneda al aire tras el 0-0), aunque sólo logró el título en el 60, con tres derrotas posteriores.

LA SOMBRA DE ARSHAVIN NUBLA LAS ILUSIONES.

   Rusia, que en condiciones normales sería un escollo asequible, como lo fue en le estreno de la competición, donde España ganó 4-1, con un 'hat-trick' de Villa, ha ido ganando enteros en los duelos siguientes y la sombra de Arshavin planea sobre los pensamientos de jugadores y seguidores.

   El menudo y veloz atacante se perdió los dos primeros partidos de la cita por sanción, pero, sin él, Rusia pudo ganar a Grecia y certificar, ya con su presencia (y un gol), su clasificación para cuartos de final. Holanda, que había superado a las dos grandes candidatas, Italia y Francia, parecía presentarse como su verdugo, pero los de Guus Hiddink deslumbraron en su choque de cuartos.

   Después de que Pavlyuchenko --el otro jugador que ha ido creciéndose con el paso de los días-- abriera el marcador, Van Nistelrooy empujó a su equipo a la prórroga, donde Rusia fue claramente superior y se llevó la victoria (1-3) con goles de Torbinski, tras una gran jugada de Arshavin, que cerró la cuenta instantes después.

   Campeón de la Copa de la UEFA con el Zenit de San Petersburgo, Arshavin afronta la cita no ya sólo como un pasaporte a un gran club, sino que también quiere hacerlo con un título en el bolsillo. El atacante ha revolucionado a su selección y les ha permitido "creérselo" como ayer avisaba Xavi.

   Más fuertes físicamente, como también reconocen los internacionales españoles, y tras haber ido de menos a más, la selección rusa afronta crecida la semifinales, y más respaldada por su técnico, Guus Hiddink. El holandés viene de dejar en la cuneta a la selección de su país, y, perfecto conocedor del fútbol español, tras su paso por Valencia, Real Madrid y Betis, no dudará en repetir mañana, como ya hiciera en el Mundial de Corea, donde eliminó a España en la tanda de penaltis de un polémico partido.

VILLA Y TORRES, LAS ARMAS DE ESPAÑA.

   La única mala noticia para él es la suspensión del central Denis Kolodin, que sería suplido por Vasily Berezutsky, formando pareja con Ignashevich, listos a amargarle la noche a David Villa y Fernando Torres, que han bajado en efectividad, pero quieren ser la pesadilla de los rusos.

   Ambos volverán a contar con el respaldo de Luis Aragonés, que seguirá apostando por su once de gala, el mismo que salió de inicio ante Rusia, Suecia e Italia, a pesar de que algunos futbolistas arrastran molestias propias del cansancio acumulado durante la cita.

   Senna, que parecía que iba a perder su sitio al terminar el duelo ante Italia renqueante, aseguró estar listo, por lo que Cesc o Xabi Alonso deberán esperar su oportunidad en el banquillo, si fuera necesario 'desatascar' el partido, como sucediera ante Italia.

   Sin contar ese 0-0, y el pase en los penaltis, España es la única selección de la cita que ha ganado todos los partidos, y confía en que Villa recupere el gran olfato de gol que demostró precisamente ante Rusia y en la mejoría de Torres, del que aún no se ha visto lo mejor en esta Eurocopa.

   Silva, solvente como Senna, además de los azulgrana Iniesta y Xavi serán los encargados de evitar las acometidas del equipo ruso, mientras que la zaga, con Sergio Ramos, Marchena, Puyol, Capdevila, sobre la que no hay dudas, con sólo dos goles encajados deberá estar atenta a las acometidas de Arshavin, Pavlyuchenko o Zhirkov, que también ha brillado.

   Un bloque sólido y presto para, una vez dado un paso de gigante ante la campeona del Mundo, recorrer el corto, pero duro camino que les resta hasta el ansiado título y hacer historia. "El equipo está preparado en todos los sentidos para conseguirlo", resaltaba ayer Xavi.

   Todo ello con un técnico como Luis Aragonés, que afronta su partido 53 como seleccionador (con sólo cuatro derrotas) y desea llegar al 54 antes de dejar el cargo, algo que parece no tener vuelta atrás, a pesar de que su buen hacer haya hecho cambiar algunas opiniones y generado dudas sobre su adiós.