7 de abril de 2020
28 de diciembre de 2008

Directivos de la federación vasca de fútbol denuncian "el brutal linchamiento" sufrido por el presidente del organismo

BILBAO, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un total de cinco directivos y miembros de la Comisión de la Selección Absoluta de la Federación vasca de Fútbol denunciaron hoy "el brutal linchamiento" al que está siendo sometido su presidente, Iñaki Dobarán, ante la polémica surgida en torno a la denominación de la selección vasca de fútbol y el hecho de que los jugadores se negaran el pasado 23 de diciembre a jugar el partido amistoso contra Iran en San Mamés.

Además, afirmaron que los futbolistas "ni presionaron ni obligaron" a cambiar en 2007 el nombre de la selección de 'Euskadi' por el de 'Euskal Herria', sino que fue una petición aceptada por la junta directiva al considerar que "aglutinaba a más sectores sociales en torno a la selección". En esta línea, subrayaron que, si los jugadores no quisieron aceptar que este año se volviera a la denominación anterior, fue porque consideraron que "suponía un paso atrás".

El texto, firmado por Iñaki Laiseca, Javier Zaballa, Jimmy Sáinz, Joselu Benito y Alberto Biota, recuerda que la decisión de la Federación Vasca de Fútbol de poner el nombre de 'Euskal Herria' para el partido contra Cataluña se adoptó en la reunión de la junta directiva del 29 de Noviembre de 2007, y subrayó que en ella "nadie puso el menor inconveniente".

"Fue aceptada por unanimidad, por mucho que los presidentes de las Federaciones Territoriales de Álava y Vizcaya, Pedro Solaun y José Ignacio Gómez Mardones, presentes en esa junta, quieran decir que ellos no habían participado en tal decisión", manifiesta, para puntualizar que esto fue lo que se trasladó al director de Deportes del Gobierno vasco, José Ramón Garai.

Por ello, rechaza que se siga insistiendo en que el cambio de nombre "lo acordó el presidente con algunos directivos y jugadores en otro ámbito". "Los jugadores ni nos presionaron ni obligaron para poner el nombre de Euskal Herria. Simplemente, fue una petición, entre otras, qué venían haciendo a esta junta directiva y a la anterior. Si tomamos esa decisión, fue única y exclusivamente con el ánimo de aglutinar más sectores sociales en torno a la Selección", asevera.

En el comunicado, se indica que, "para evitar enfrentamientos a la hora de organizar estos partidos, la Federación solicitó en varias ocasiones a la Dirección de Deportes del Gobierno vasco que le diese un protocolo de actuación para este tipo de eventos", y la contestación fue que "abogaban por la denominación Euskadi, por ser más representativa para la Federación y la Comunidad".

PARTIDO CON IRAN

Estos cinco directivos y miembros de la Comisión de la Selección Absoluta de la Federación vasca de Fútbol precisan en el comunicado que, cuando el pasado mes de septiembre se empezó a organizar el partido contra Irán, se encontraron "con los primeros problemas a la hora de negociar con sponsors y operador televisivo, porque no estaban dispuestos a participar si no se volvía al nombre de Euskadi".

Ante el hecho de que "las puertas" se les "cerraran", señalan que la federación pensó en volver al "nombre histórico" de Euskadi. No obstante, los jugadores manifestaron "que no estaban de acuerdo ya que eso suponía un paso atrás".

Posteriormente, recuerdan que la Federación hace público el partido contra Irán y la denominación de 'Euskadi' de la Selección para este partido, "y pocos días después, sale el manifiesto de los jugadores donde comunican su voluntad de no jugar" si no es bajo el nombre de 'Euskal Herria'".

Ante esta "tesitura", relatan que la Federación se reunió con los seleccionadores para ver si encontraban una salida y "se llegó a la conclusión de que era necesario convocar a los jugadores a una reunión y restablecer el diálogo para buscar alternativas, siempre en aras de disputar el partido".

REUNIÓN CON LOS JUGADORES

Por ello, se convocó a los futbolistas a celebrar una reunión en Durango el pasado 4 de diciembre. "Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando se nos comunicó, por parte de la Dirección de Deportes del Gobierno Vasco, que las personas que siempre nos habíamos reunido con los jugadores no podíamos asistir", señalan.

En este sentido, denuncian que "los elegidos" para ir al encuentro fueron los presidentes de las Federaciones alavesa y vizcaína, Pedro Solaun y José Ignacio Gómez Mardones, "precisamente los que nunca han querido saber nada del partido, de la selección, ni de los asuntos propios de la Federación, hasta tal punto que han unido sus fuerzas y los votos de sus asambleas para derrocar al presidente de la Federación vasca".

El texto destaca que esta reunión "no tuvo ningún éxito y los jugadores, al encontrarse con unos interlocutores a los que ni conocían y con los que no podían llegar a ningún acuerdo por el desconocimiento que tenían, solicitaron una entrevista con el director de Deportes del Gobierno vasco, al entender que era quien tenía la responsabilidad de lo que estaba sucediendo".

Tras apuntar que Garai accedió a mantener el encuentro, que se desarrolló también en Durango, indica que en ella se hicieron varias propuestas por ambas partes y no se llegó a ningún acuerdo, "si bien los jugadores quedaron en dar su contestación al día siguiente por la mañana". "Tristemente la contestación fue que no había posibilidad de llegar a un consenso y el partido quedaba suspendido", señala.

"INJUSTICIA"

Por ello, subraya que "no es justo que a esta Federación se le cargue con un peso que no le corresponde", y denuncia "la injusticia que están cometiendo todos los que están sometiendo a un brutal linchamiento" a su presidente, Iñaki Dobaran.

En este sentido, señala que no se debe olvidar "que las decisiones que toma la junta directiva son de la junta directiva y no de su presidente".