25 de noviembre de 2020
23 de septiembre de 2006

Fútbol.- (Ampliación) La junta de Laporta supera el trámite de la asamblea sin apenas votos en contra

BARCELONA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

La directiva del FC Barcelona obtuvo hoy un amplio respaldo de los socios compromisarios y logró la aprobación en la asamblea de las cuentas del pasado ejercicio económico y del presupuesto de la nueva temporada sin apenas votos en contra, en una cita con baja participación que resultó muy plácida para la junta de Joan Laporta y que había sido aplazada por el proceso electoral celebrado este verano en el club barcelonista.

Avalada por los éxitos del equipo de fútbol, campeón este año de la Liga de Campeones y de su segunda Liga consecutiva, y reforzada tras el proceso electoral, que se vio obligada a convocar por una sentencia judicial, la directiva superó el trámite de la asamblea, en que presentó un superávit de 16,8 millones de euros de la pasada campaña y una previsión de 300 millones de ingresos y 20 de superávit en la actual temporada.

La asamblea registró una asistencia de 666 socios, de los 3.610 convocados, como ya se temía dado que, a diferencia de otros años, no coincidía con partido en el Camp Nou, y la directiva recibió el apoyo de los socios para aprobar la liquidación del pasado ejercicio, con 565 votos a favor, sólo siete en contra y 17 en blanco, y para el presupuesto de la nueva campaña, con 339 a favor, sólo tres en contra y dos en blanco.

El acuerdo del Barcelona con Unicef, que incorpora el emblema de la agencia de Naciones Unidas a la camiseta del primer equipo de fútbol y que se enmarca en la estrategia de la junta de posicionar al Barcelona como "más que un club en el mundo", fue una de las novedades de la asamblea, seguramente la más plácida para Laporta desde su llegada a la presidencia de la entidad en 2003, en la que apenas hubo críticas sustanciales.

AMPLIACION DEL CAMP NOU Y DESAPARICION DEL MINIESTADI.

Los éxitos deportivos, los resultados económicos y el crecimiento social del club, que ya tiene más de 151.000 socios, fueron los principales argumentos de Laporta, que también confirmó el proyecto de aumentar la capacidad y modernizar el Camp Nou, que ganaría unas 20.000 plazas y ampliaría la cubierta de la grada, y de remodelar su entorno con la desaparición del Miniestadi y la construcción un nuevo Palau Blaugrana.

Laporta únicamente tuvo que hacer frente a cuestiones como la supuesta necesidad de avalar de la junta por haber asumido la deuda al cierre de la temporada 2002/03, que fue requerida por uno de los clásicos en estas citas, Francesc Gordo, socio crítico con su gestión que ha llevado a cabo diversas acciones judiciales contra la directiva e impulsor de una nueva asociación que se ha convertido en foco de oposición a la junta.

Otro de los miembros de este grupo, Artur Travesa, se quejó por no haber recibido la memoria de la temporada con mayor antelación, aunque Laporta, ovacionado en varias ocasiones, salió airoso de tales críticas. En otro momento, censuró el comportamiento de otros opositores, como Josep Maria Minguella y Jordi Majó, contra los que un socio reclamaba alguna medida por sus habituales críticas en las tertulias radiofónicas.

Laporta reconoció que el Barcelona se podría plantear algún tipo de actuación en estos casos, aunque cree que "cada uno queda retratado con sus hechos" y que algunos "han hecho de estas tertulias un modus vivendi", y lamentó que exista en algunos sectores del barcelonismo "un ánimo de autodestrucción, que no se entiende cuando el club va bien y está viviendo uno de los mejores momentos de la historia".

EL USO DEL CATALAN.

Por otra parte, también se cuestionó a la directiva el uso del catalán, que fue planteado por un socio del Barcelona procedente de Madrid que pidió el uso del castellano en las comunicaciones del club y también en la asamblea y que fue muy aplaudido por el resto de asistentes. Laporta lamentó el problema y asumió la "culpa" de la directiva y se comprometió a utilizar medios técnicos en próximas asambleas para facilitar el entendimiento.

"En próximas sesiones, procuraremos que la gente que venga de fuera pueda entender lo que decimos", avanzó Laporta, quien, acto seguido, quiso dejar bien claro que "la lengua propia del Barcelona es el catalán y continuaremos hablando en catalán en las asambleas" y que, "como catalanes, queremos respetar y que nos respeten". Además, mantuvo que el Barcelona es un club "integrador y tolerante".

El presidente barcelonista también se refirió a la catalanidad del Barcelona y defendió el compromiso de los jugadores del equipo con Catalunya durante su discurso de apertura de la asamblea, en una declaración con la que trató de zanjar la polémica suscitada durante esta semana sobre el uso del catalán por parte de los jugadores a raíz de la actitud de Samuel Eto'o con una periodista.

Laporta se refirió a la "negativa sin malicia" de Eto'o a responder a una pregunta que le hicieron en catalán, y después también en castellano y que no gustó al jugador, y afirmó: "Que nadie olvide que los jugadores llevan tres años defendiendo el club y el país; que con su comportamiento ejemplar, lucha diaria, esfuerzo y talento y triunfos han situado al club y, en consecuencia, al país, en lo más alto del fútbol mundial".

Además, señaló "que llevan la bandera de Catalunya impresa en la camiseta que hoy es la camiseta más admirada del mundo" y que "ser más que un club en el mundo no debilitará nada nuestra determinación de afirmarnos como catalanes". "Defender el Barcelona es una manera más de defender los derechos y libertades de Catalunya. Es una forma noble y excelente para proyectarnos como catalanes en el mundo y lo haremos", afirmó.

Todavía colearon, de pasada, otros temas polémicos en su día como la venta de parte de los terrenos de Can Rigalt e incluso el nombramiento del cuñado de Laporta, Alejandro Echevarría, y también se trató el acuerdo del Barcelona con Mediapro para la venta de los derechos televisivos de los partidos del equipo de fútbol, por el que el club barcelonista percibirá 1.000 millones de euros en siete años a partir de junio de 2008.

Ante el comentario de un socio, Laporta manifestó que "el Madrid no tiene mejor acuerdo que el Barcelona" en la gestión de los derechos televisivos y reafirmó su satisfacción por el acuerdo alcanzado con Mediapro, ya que "dobla" los ingresos obtenidos por este concepto en los últimos años. Asimismo, destacó la buena situación económica del club después de haber presentado beneficios por tercer año consecutivo.

El vicepresidente económico del Barcelona, Ferran Soriano, recibido con una gran ovación como muestra de apoyo tras haber sufrido esta semana el fallecimiento de su esposa, presentó el informe económico como un "modelo de éxito", y también intervino el secretario técnico, Txiki Begiristain, que hizo el balance deportivo del equipo de fútbol "con la satisfacción de tener los objetivos cumplidos" y el "reto de mantener los éxitos".

"Tenemos una plantilla que nos da garantías de poder mantener el nivel y de aspirar a ganar todo lo que deseamos", aseguró Begiristain, que se llevó los aplausos de los socios durante su repaso a las gestiones de los técnicos para reforzar la plantilla de esta temporada con la llegada de tres nuevos jugadores (Thuram, Zambrotta y Gudjohnsen) y que concluyó con elogios al entrenador Frank Rijkaard.