27 de noviembre de 2020
8 de agosto de 2007

Fútbol.- Fallece Nicolas Casaus, el mejor embajador del Barcelona en todo el mundo

BARCELONA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Nicolau Casaus, ex vicepresidente del FC Barcelona y uno de los personajes más carismáticos en la historia del barcelonismo, falleció hoy a la edad de 94 años, después de una vida marcada por su gran dedicación al Barça y su defensa del catalanismo.

Según informaron varias emisoras de radio, el fallecimiento se produjo en la tarde-noche de hoy, después de una larga enfermedad, que le obligó a ser ingresado el pasado lunes en un centro hospitalario.

Vicepresidente del Barça durante los 22 años de Josep Lluís Núñez en la presidencia, entre 1978 y 2000, y convertido en vicepresidente vitalicio durante el posterior mandato de Joan Gaspart, Casaus ha sido la mejor imagen del Barça dentro y fuera de Cataluña y para siempre quedará el recuerdo de su figura, con un puro habano en los labios.

Puede decirse que Casaus ha sido tan fiel al Barça como a su Montecristo del 3. Gran amigo del mítico ex jugador Josep Samitier, presidente de la histórica peña Solera y responsable de la comisión organizadora de los festejos de la inauguración del Camp Nou el 24 de septiembre de 1957, su vida se ha escrito en los colores azul y grana.

Ha vivido tan cerca y mejor que nadie los últimos 60 años de historia del Barcelona que hasta se le ha equiparado a uno de los símbolos del club, L'Avi del Barça. Como él mismo decía, nadie habíavivido más victorias del Barça. Como amigo de los miembros del Barça de las Cinco Copas o como directivo en la época del 'Dream Team'.

Nicolau Casaus, nacido en Mendoza (Argentina) el 12 de febrero de 1913, hijo de un andaluz de Lora del Río (Sevilla) y de una catalana de Cervera (Lleida), vivió en Argentina hasta los cinco años, cuando su familia regresó a España para fijar su residencia en Igualada.

Formado en los Escolapios, donde comenzó a jugar al fútbol, llegó a militar en el Igualada, y se casó con Pepita Massip, con la que tuvo dos hijos, para después contraer matrimonio en segundas nupcias con Conxita Sanfeliu. En Igualada, con motivo de un partido amistoso, tuvo ocasión de entablar amistad con el mítico ex jugador Josep Samitier.

Samitier, además de introducir a Casaus en los ambientes del Barça, le brindó apoyo en momentos difíciles que pasó por sus convicciones políticas. El ex directivo, tras estudiar económicas y hacer el profesorado en catalán, fue director y editorialista de la revista 'Horitzons', cuya línea editorial le causó muchos problemas.

De hecho, fue juzgado y encarcelado por un consejo de guerra. Por sus antecedentes políticos, también fue vetado por los organismos centrales para formar parte de la directiva del Barcelona, pese a ser requerido por varios presidentes. Francisco Miró-Sans, aunque no lo integró en su junta, le nombró responsable de la organización de los actos de inauguración del Camp Nou el 24 de septiembre de 1957.

Después, fue un personaje muy activo en la vida del FC Barcelona y ejerció en la oposición a las directivas de Enric Llaudet y de Agustí Montal hasta que se presentó a las elecciones a la presidencia de 1978, en las que se impuso Josep Lluís Núñez con un total de 10.352 votos, por los 9.527 de Ferran Ariño y los 6.202 de Casaus.

Pese a la derrota en las urnas, acabó aceptando una propuesta de Núñez para entrar en la Junta, pese a que durante la campaña electoral había dicho que le podrían llamar "cerdo" si pactaba con sus rivales. Durante el mandato del constructor vasco, Casaus se encargó sobre todo del área social y de las relaciones con las peñas del club.

Durante 22 años fue el mejor embajador del Barça y de Catalunya en los palcos de los estadios españoles y europeos, el máximo representante del club en la mayoría desplazamientos. Su deportividad y saber estar ha sido reconocido por todos los clubes y rivales y también por las instituciones y otras entidades.

En 1995, recibió la distinción de 'Forjadors de la Història Esportiva de Catalunya' de manos del presidente de la Generalitat de Catalunya, Jordi Pujol, y ese mismo año también fue elegido 'L'Avi d'or de Barcelona' (El Abuelo de oro) que concede la asociación Avismundi Catalunya.

En 1999, año de celebración del centenario del Barça, recibió un gran homenaje en el Camp Nou. Emocionado, el 13 de junio de aquel año, con motivo de un partido contra el Betis (4-1), saltó al césped acompañado de su familia y de representantes de más de 300 peñas del Barça para recibir el aplauso de todos los culés y de representantes de la práctica totalidad de clubes españoles. En las gradas del Camp Nou, se pudo leer su nombre en un mosaico de cartulinas, y en el césped, el brasileño Vitor Borba Rivaldo le dedicó su particular homenaje al celebrar un gol descubriendo bajo su camiseta otra con el nombre de Casaus a la espalda. Ese día, también Jordi Pujol participó en el homenaje que se inició con una comida multitudinaria en el Palau Sant Jordi, en el que también estuvo el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Angel María Villar, y se leyeron mensajes de los presidentes de la FIFA, Lennart Johansson, y de la UEFA, Joseph Blatter.