28 de febrero de 2021
14 de marzo de 2008

Fútbol/Liga Campeones.- (Perfil) El Schalke, un debutante en cuartos que alimenta el sueño del Barça de estar en Moscú

BARCELONA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Schalke 04, rival del FC Barcelona en los cuartos de final de la Liga de Campeones, era uno de los equipos más apetecibles a ojos de los azulgrana, que querían evitar principalmente a los clubes ingleses, un equipo menos temible que otros que entraban en el sorteo y que debuta en esta ronda de la competición, por lo que la eliminatoria ante el Barça supone una cita con la historia para el conjunto que dirige el alemán Mirko Slomka.

El sorteo resultó favorable al Barcelona, pues además de tocarle en suerte uno de los rivales deseados por la mayoría de culés, junto al Fenerbahce turco, le concedió la teórica ventaja de jugar el partido de vuelta de la eliminatoria en el Camp Nou. En definitiva, y pese al llamamiento de técnicos y jugadores del Barça para evitar la euforia, alimenta el sueño del Barça de estar en la final de Moscú para optar a su tercera corona europea.

La eliminatoria ante el Schalke, actualmente quinto clasificado de la Bundesliga, a 12 puntos del líder Bayern de Múnich, y que se ha plantado en cuartos después de eliminar al Oporto en los penaltis y de haber superado la fase de grupos junto al Chelsea y dejando fuera al Valencia, es el penúltimo paso hacia Moscú. Después, en la semifinal, esperará el ganador del cruce entre Manchester United y Roma, que además jugará la vuelta en casa.

Será la primera vez que se enfrenten el Barcelona y el Schalke 04 en la historia de las competiciones europeas, lo que otorga una dimensión aún mayor a la cita del club alemán con la historia. Es la primera vez que el conjunto de Gelsenkirchen, en la región de Westfalia, juega los cuartos de la Copa de Europa. Su mayor logro en Europa es la Copa de la UEFA de la campaña 1996/97 y también figuran en su palmarés dos Copas Intertoto (2003 y 04).

El Schalke 04 es un clásico del fútbol alemán que vivió su mejor época en los años 30 al ganar tres Ligas y una Copa alemana. Es el tradicional rival del Borussia Dortmund y, pese a que en los últimos años es un habitual en la lucha por el título junto al Bayern, el Sttutgart y el Werder Bremen, no gana la Bundesliga desde la temporada 1957-58. En total, ha conseguido siete veces el campeonato germano y cuatro ediciones de la Copa.

Esta temporada, el Schalke eliminó contra pronóstico al Oporto en los octavos de final, tras resolver la eliminatoria en la tanda de penaltis en el partido de vuelta en la ciudad portuguesa, después de que ambos ganasen por 1-0 sus partidos como local. El goleador y jugador de referencia del equipo alemán, el internacional germano Kevin Kuranyi, marcó el gol en Alemania, y el portero Manuel Neuer, de 22 años, fue uno de los héroes en Portugal.

Neuer ofreció una gran actuación durante el partido, aunque no pudo evitar el gol de Lisandro López que forzó la prórroga a cuatro minutos de alcanzar los 90, y en la tanda decisiva detuvo dos penaltis, lanzados por Bruno Alves y el propio Lisandro. Después, su compañero Jermaine Jones, uno de los puntales del equipo en la media, colocaría el 4-1 final para llevar al Schalke por primera vez a los cuartos de final del torneo.

En la primera fase, los alemanes acabaron segundos de un grupo comandado por el Chelsea y en el que quedo eliminado el Valencia. Ante los levantinos, empataron en Mestalla (0-0), aunque cayeron derrotados en Gelsenkirchen por culpa de un gol de David Villa (0-1). El Schalke sumó dos victorias, dos empates y dos derrotas, con cinco goles a favor y otros cinco en contra en la primera fase (seis y seis en todo el torneo, respectivamente).

En su estadio, el Veltins Arena, una moderna instalación construida con motivo del Mundial'06 que tiene capacidad para 61.482 espectadores, el Schalke ha logrado dos triunfos esta temporada en el torneo, ante el Oporto en octavos y contra el Rosenborg (3-1) en la liguilla. Sus dos empates fueron en Valencia y en casa contra el Chelsea, y sus dos derrotas en la primera fase, ante el Valencia como local y en la visita al Chelsea (2-0).

En la Bundesliga, marcha quinto con 38 puntos, a doce del líder, el Bayern de Múnich, después de haber sumado diez partidos ganados, cinco perdidos y ocho empatados. En sus filas destaca Kevin Kuranyi, su 'hombre-gol', que suma ocho tantos en la liga alemana y otros tres en la Liga de Campeones. Es internacional alemán, aunque nació en el estado de Río de Janeiro (Brasil) y también tiene nacionalidad brasileña y panameña.

Slomka emplea habitualmente un sistema 4-4-2 y suele apostar por Kuranyi en ataque acompañado por el internacional alemán Gerald Asamoah, jugador de origen ghanés y primero de raza negra en debutar con la selección germana, aunque se alterna con el turco Halil Altintop. Otro de los jugadores destacados del rival del Barça es el croata Ivan Rakitic, joven volante de 20 años que está causando sensación esta temporada en la Bundesliga.

En defensa, cuenta con los brasileños Marcelo Bordon y Rafinha, un lateral muy ofensivo que brilló en el Mundial sub-20 de 2005, y con el serbio Mladen Krstajic, que forma la pareja de centrales con Bordon. En la media, destaca la aportación por la banda izquierda del georgiano Levan Kobiashvili. El once tipo del Schalke lo forman Neuer; Rafinha, Bordon, Krstajic, Westermann; Rakitic, Jones, Ernst, Kobiashvili; Asamoah y Kuranyi.