20 de junio de 2019
  • Miércoles, 19 de Junio
  • 15 de mayo de 2019

    Griezmann se marcha del Atlético madurado por Simeone y con el sinsabor de los títulos

    Griezmann se marcha del Atlético madurado por Simeone y con el sinsabor de los títulos
    OSCAR J. BARROSO / AFP7 / EUROPAPRESS

    MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

    El delantero francés Antoine Griezmann anunció este martes el fin a su etapa como futbolista del Atlético de Madrid, equipo al que llegó hace cinco temporadas como refuerzo de lujo procedente de la Real Sociedad y al que Diego Pablo Simeone dirigió a la perfección para que alcanzase su madurez, aunque se marche con el sinsabor de no haber logrado títulos.

    El de Macon deja la entidad colchonera justo una semana después de que se confirmase el adiós de otro de los emblemas de la nave rojiblanca, el central uruguayo Diego Godín, y un año después del adiós del capitán Gabi Fernández. Los tres eran buques insignia de sus respectivas zonas y ahora obligan a la directiva del equipo madrileño a volver a reamarse una vez más.

    Griezmann había conseguido establecerse en un Atlético donde le costó arrancar y al que había llegado tras brillar en las filas de una Real Sociedad a la que fue capaz de liderar hasta la Liga de Campeones. Sus prestaciones en el conjunto donostiarra y su capacidad para jugar en varios frentes del ataque hicieron que Diego Pablo Simeone se fijase en él como refuerzo para una ofensiva que año a año iba perdiendo a sus futbolistas más destacados.

    El francés aterrizaba en el verano de 2014 en el equipo que se había proclamado sorprendente campeón de LaLiga Santander y que había rozado con los dedos la segunda Copa de Europa de su historia antes de que el cabezazo de Sergio Ramos lo enviase todo al traste. El carácter de Diego Costa y el veterano David Villa dejaban paso al talento de Griezmann y al también impetuoso Mario Mandzukic, pero al primero le costó demostrar las razones de su fichaje antes de explotar.

    Pareció que le costó hacerse a lo que le pedía el 'Cholo' y no encontró el camino de la portería rival hasta que lo hizo en un lugar con simbolismo para él como San Mamés, el estadio de su anterior 'gran' rival y donde firmó un espectacular partido, coronado con un triplete. A partir de ahí, el de Macon fue acaparando protagonismo hasta acabar la campaña con 22 goles, los mismos que Neymar, pero a más de 20 de Leo Messi y Cristiano Ronaldo.

    Junto al 'Cholo', fraguó una relación de admiración mutua, como manifestaron ambos en numerosas ocasiones. "Simeone es el mejor entrenador del mundo. Es una alegría trabajar con él. Identifica las debilidades de cada jugador y trata de mejorarlas, haciéndote más competitivo. Me ha ayudado a crecer a nivel profesional y personal", señaló Griezmann en una ocasión. "Griezmann este año fue el mejor del mundo", destacó Simeone tras la Copa del Mundo levantada por el 'Principito'.

    Los títulos, en cambio, se le resistieron. Ganó la Supercopa de España a principios de temporada, pero el equipo cayó ante el Real Madrid en cuartos de la 'Champions' y tampoco brilló en la Copa del Rey, pero su impacto fue mayor en su segundo año, plenamente asentado ya y mostrando la capacidad de sacrificio que le pedía Simeone y que le ha hecho ser capaz de robar un balón en la frontal de su área y participar en las acciones ofensivas de su equipo.

    En la 2015-2016, mantuvo su capacidad goleadora en LaLiga, volviendo pasar los 20 goles (22), pero sí elevó su capacidad goleadora en la Liga de Campeones, donde anotó siete goles, entre ellos los dos que tumbaron en cuartos al FC Barcelona en el Vicente Calderón y el que certificó el pase a la final en Múnich.

    Con absoluto protagonismo, Griezmann vivía su primera gran final, la de San Siro del máximo torneo continental, y ante el Real Madrid, pero el guion no fue el esperado y la 'Orejona' fue de nuevo para el vecino tras los penaltis y después de un empate a uno en un partido donde falló una pena máxima con 1-0 en contra en la segunda parte. Semanas después, lideró a Francia, donde ya era el líder total, en la Eurocopa, pero Portugal le dejó también sin título.

    Su autoestima subió y llegó a desear sentarse en la misma mesa que Messi y Cristiano, pero a sus actuaciones individuales no le acompañaron los trofeos con el Atlético. En la 2016-17, una vez más, el Real Madrid se cruzó en su camino y cayó a las puertas de una nueva final de la 'Champions', y en la 2017-18, el Atlético ni siquiera pasó la fase de grupos, pero el 'rebote' hacia la Liga Europa le permitió ganar su primer título internacional al derrotar al Marsella en la final por 3-0, con doblete y 'MVP' del partido.

    Para entonces, los rumores que le situaban en el FC Barcelona eran lo que habían marcado el final de esa temporada. El francés fue siempre enigmático al respecto y sólo desveló su futuro en un documental, 'La decisión', producido curiosamente por una empresa de Gerard Piqué. Cuatro días después amplió hasta 2023 el contrato que había firmado un año antes hasta 2022 y con un aumento de su cláusula hasta los 200 millones.

    Apenas un mes después, ya se sentía capaz de sentarse en la misma mesa que Messi y Cristiano tras proclamarse campeón del mundo con Francia, aunque no firmarse un torneo en Rusia de gran brillo, acaparado casi todo por el joven Kylian Mbappé. El Atlético, muy reforzado, también acabó su maldición ante el Real Madrid al ganarle la Supercopa de Europa apenas un mes después del éxito en Moscú, pero la campaña no sería lo fructífera que se podía esperar.

    El sueño de la final de la 'Champions' en el Metropolitano acabó a manos de Cristiano Ronaldo y la Juventus, y en LaLiga Santander, el conjunto rojiblanco no pudo con el FC Barcelona. Justo cuando estaba a punto de acabar esta campaña, su futuro volvió a saltar a la palestra y cuando menos se esperaba y sin ni siquiera haber acabado, en esta ocasión 'La decisión' cambió en apenas un año.